Futbolistas peruanos: ¿mala educación? | Deportes | DW | 08.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Futbolistas peruanos: ¿mala educación?

Una violenta patada sin precedentes en el fútbol alemán, una bofetada, un escupitajo: tres jugadores peruanos son protagonistas negativos de la Bundesliga deteriorando la imagen del fútbol latinoamericano en Alemania.

El peruano Carlos Zambrano (izquierda) es expulsado.

El peruano Carlos Zambrano (izquierda) es expulsado.

El caso más reciente fue el del defensor del St. Pauli, Carlos Zambrano, quien en el partido de su equipo el pasado fin de semana, contra el Fortuna Düsseldorf, en la segunda división, fue expulsado por cometer repetidamente faltas violentas. El peruano no abandonó la cancha sin antes escupir a su rival Sascha Rösler.

El comité disciplinario del fútbol alemán catalogó el comportamiento de Zambrano como “extremadamente ofensivo y antideportivo” y le sancionó con una suspensión de tres partidos. Previamente su compatriota Claudio Pizarro, del Bremen, había sido también castigado con dos juegos por haber abofeteado a Emanuel Pogatetz luego de haberse empujado mutuamente –dentro de los parámetros normales en este tipo de jugadas- en busca de espacio previo a un cobro de tiro libre.

El trío lo completa el delantero del Hamburgo, y goleador de la Copa América 2011, Paolo Guerrero, quien cometió la que es considerada en Alemania como “la peor falta de la temporada”, al atacar con exagerada agresividad al portero del Stuttgart, Sven Ulreich, en una jugada en la que quedó claro que más que disputar el balón se pretendió hacerle daño al contrario. Por ello su suspensión, única en la Bundesliga por lo drástica, fue de ocho partidos.

¿Qué está pasando?

“Este no es un problema de nacionalidad sino de carácter, de educación, de profesionalidad y de experiencia”, explica Fidel Bravo, peruano como los jugadores mencionados, quien es directivo del club de fútbol Latino Múnich, que compite en la novena división alemana y el cual está integrado por jugadores aficionados de Latinoamérica.

Bravo agrega que “en el fútbol es muy importante el momento, y parte del temperamento de los peruanos, y de los latinoamericanos en general, es que se dejan llevar muy rápido por las emociones; los jugadores se calientan y son muy volubles, no se saben controlar y se dejan llevar por la presión” y dice que, curiosamente, “después de la agresión viene el inmediato arrepentimiento”.

Paolo Guerrero protagoniza la falta más violenta de esta temporada en la Bundesliga.

Paolo Guerrero protagoniza la falta "más violenta" de esta temporada en la Bundesliga.

Eso exactamente es lo que hizo Paolo Guerrero, quien en diversas entrevistas en Alemania ha declarado que lo que hizo fue un “enorme error”, y que está muy aliviado de que el portero Ulreich, “al que le ofrecí mis disculpas por teléfono”, no se haya lesionado gravemente como consecuencia de su falta.

De acuerdo con la experiencia de Bravo, tanto Guerrero, como Zambrano y Pizarro, reflejan una realidad cultural y un problema de idiosincrasia. “Los alemanes, por ejemplo, son mucho más calmados, y su agresividad es mucho más sutil; en los partidos pegan menos, pero insultan y ofenden verbalmente más, especialmente cuando juegan contra latinoamericanos, pues saben que en algún momento ellos van a explotar”, dice.

El daño está hecho

Pero una cosa es la explicación y otra el efecto del mal comportamiento de estos tres jugadores peruanos en la cancha. “Lo que ellos hacen repercute en la comunidad peruana y latinoamericana en Alemania, a nosotros nos toca recibir las críticas por lo que ellos hacen; se ve que pese a su nivel, aún no han podido disciplinarse a la exigencia profesional, y tampoco se han sincronizado ni asimilado al cien por ciento con los estándares de la vida en Europa”, comenta Rolando Hurtado, presidente de la asociación cultural peruana El Inca, con sede en Stuttgart.

Él, quien reconoce que de todas formas es satisfactorio “ser felicitado” cuando Pizarro, Guerrero o Zambrano juegan bien, sostiene que “la agresividad no es sólo un problema de la sociedad peruana, sino del continente latinoamericano, que está presente siempre: en las familias, en las escuelas y en las calles. Al parecer también en los futbolistas que juegan en Alemania y arrastran un poco de eso en sus profesiones”.

Y en momentos en los que la presencia de jugadores latinoamericanos en la Bundesliga registra un descenso histórico, el comportamiento de los jugadores peruanos en Alemania no ayuda a que esta situación se corrija, por el contrario, refuerzan los argumentos de aquellos que están cerrándole las puertas al fútbol de Sudamérica.

Autor: Daniel Martínez

Editor: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda