1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

“Fukushima me cambió”

¿Cómo cambió la catástrofe nuclear al Japón? Cuatro años después de Fukushima, el expremier japonés Naoto Kan* critica la influencia del sector nuclear y el rumbo del actual Gobierno de Tokio.

Naoto Kan, ex primer ministro de Japón

Naoto Kan, ex primer ministro de Japón

DW: ¿Qué aprendió Japón del accidente de los reactores nucleares de Fukushima?

Naoto Kan: Tengo la impresión de que nadie aprendió la lección. Si el accidente hubiera sido un poco mayor, se hubiera tenido que evacuar a 50 millones de personas, 250 kilómetros a la redonda. Incluida Tokio.

¿En qué cambió su postura frente a la energía nuclear y sus peligros en un país de alto riesgo sísmico como Japón?

Siempre creí que la tecnología nos garantizaba seguridad, pero hoy sé que la nuclear es la fuente más peligrosa de producir energía.

¿Está Japón preparado para reactivar las plantas nucleares, como lo anunció el primer ministro Shinzo Abes?

Yo estoy en contra de esa medida porque aún no se conocen ni las causas exactas del accidente nuclear ni sus vastas consecuencias. Además, su reactivación aumentaría los riesgos de un nuevo accidente.

¿Hay en Japón una alternativa real a la energía nuclear?

El Japón obtiene actualmente su energía del petróleo y el gas. Pero a largo plazo, sería posible usar la energía solar o eólica, por ejemplo. Desde que yo impulsé la ley de promoción de fuentes alternativas, que prevé precios fijos para su uso en la red de energía nacional, el número de productores comerciales de energía ha crecido. Estoy convencido de que en 10 años el Japón producirá energía alternativa en igual o mayor cantidad que con la que produjo con plantas nucleares.

¿Qué opina acerca de la presunta influencia de la industria atómica en la política y los medios?

Los riesgos y costos de las plantas nucleares son mayores que con la producción de otros tipos de energía. Ahora lo sabemos todos en Japón, pero la industria nuclear no quiere renunciar a sus ganancias y ha lanzado varias campañas públicas para influir sobre la opinión. Hoy, aunque la mayoría de la población japonesa rechaza la energía nuclear, la mayoría de los parlamentarios la aprueba.

Después de la tragedia de Fukushima, Alemania dio un giro radical a su política energética y decidió apagar, paulatinamente, todas sus plantas nucleares. ¿Puede aprender Japón algo del camino alemán hacia el uso de las energías renovables?

La afirmación del “lobby nuclear”, de que la energía atómica es más barata que el petróleo o el gas natural es claramente falsa. Si se suman los costos y compensaciones, en caso de un accidente, la energía nuclear resulta más cara y peligrosa que todas las demás.

Como en Alemania, también la tecnología para la producción de energías renovables está muy adelantada. Pero, por desgracia, nos demoramos veinte años más que Alemania para promover, por ley, las energías renovables, y eso sólo después de la catástrofe de Fukushima.

Pero en poco más de tres años, las plantas de energía solar y eólica alcanzarán una capacidad total de 70 millones de kilovatios por hora. El apoyo ciudadano a las energías alternativas en Alemania han alentado los cambios a nivel gubernamental.

*Naoto Kan, del Partido Democrático de Japón (DPJ) fue primer ministro de 2010 al 2011.

DW recomienda