1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Fuerte auge de delitos de extrema derecha en Alemania

La agresión al jefe de la policía de Passau no es un hecho aislado. Los delitos de raíz ultraderechista crecieron un 30 por ciento de enero a octubre. Se reaviva el debate sobre cómo combatir a los movimientos ultras.

default

En diez meses, se superó la cifra de todo 2007.

Alarma en Alemania. La reciente agresión al jefe de la policía en Passau, en el estado federado de Baviera, ha devuelto al primer plano de la actualidad el fenómeno de la violencia de raíz ultraderechista.

Sin embargo, todo apunta a que no se trata de un hecho aislado, sino tan sólo de la punta del iceberg de un fenómeno al alza. Cuando menos, así lo constatan los datos más recientes que maneja el Ministerio del Interior alemán, que certifican un drástico incremento de los delitos relacionados con la extrema derecha.

Según un informe que publica este sábado el diario Frankfurter Rundschau, los delitos cometidos por grupos de ideología neonazi aumentaron en Alemania en un 30 por ciento en los diez primeros meses de 2008.

Las cifras de que dispone el Ministerio del Interior germano no dejan lugar a dudas: de enero a octubre se registraron 11.928 delitos de esa índole, por 9.206 computados en el mismo periodo de 2007. De hecho, el registro de octubre ya superaba el número de delitos documentados durante todo el año pasado.

Más actos violentos

Alois Mannichl, den durch eine Messerattacke verletzten Passauer Polizeichef im Klinikum Passau

El jefe de la policía de Passau, Alois Mannichl.

La mayor parte de los actos delictivos registrados hasta octubre -alrededor de dos terceras partes- fueron delitos de propaganda, es decir de difusión de la ideología de extrema derecha.

Sin embargo, destaca el fuerte incremento de los delitos violentos -639 en total, un 15,3 por ciento más de enero a octubre que en el mismo periodo de 2007-. Según los datos, 672 resultaron heridas en los diez primeros meses del año en Alemania como consecuencia de actos cometidos por grupos de ideología neonazi.

Además, se dictaron 17 autos de prisión. También crecieron los delitos relacionados con el antisemitismo. De enero a septiembre, se documentaron 797, un 11 por ciento más que en los nueve primeros meses de 2007.

Son las frías cifras de que dispone el Ministerio del Interior alemán. Sin embargo, y aunque aún son provisionales -a primeros de 2009 habrá datos definitivos-, dan una idea clara de la gravedad del problema. Además, marcan una preocupante tendencia al alza tras el leve retroceso registrado el año pasado.

Se abre el debate

La publicación de estos datos, que coincide en el tiempo con la agresión al jefe de la policía de Passau y, sobre todo, con la relevancia mediática que ha adquirido el caso, no hace sino reavivar el debate sobre cómo combatir el fenómeno de la extrema derecha en Alemania. En general, los políticos germanos piden unidad y más mano dura contra los movimientos ultras.

60 Jahrestag Kriegsende Berlin Demonstration NPD

La ilegalización del NPD, en el punto de mira.

Es el caso, por ejemplo, del presidente de la Comisión de Interior del Bundestag, el Parlamento alemán. En declaraciones al Frankfurter Rundschau, el socialdemócrata Sebastian Edathy insta a convocar una cumbre para planificar la lucha contra el extremismo. "Da igual", afirmó Edathy, "si lo hace la canciller o el vicecanciller. Lo principal es que suceda".

Además, apoyó la iniciativa de los estados federados de Sajonia-Anhalt y Brandenburgo en el Bundesrat -Senado- para que los responsables de actos violentos de raíz ultraderechista no puedan acogerse en el futuro a la posibilidad de disfrutar de libertad condicional.

También la vicepresidenta del Bundestag, Petra Pau -de Die Linke, La Izquierda-, apuesta por una "estrategia conjunta" por parte de los estados federados y el gobierno federal.

Sin progresos en el "caso Passau"

Mientras tanto, la investigación de los hechos de Passau prosigue sin avances sustanciales. Dos semanas después de la agresión a Alois Mannichl, la policía cuenta con escasas pistas sobre el posible autor o autores del ataque. Los investigadores centran ahora sus pesquisas en cuatro hombres y una mujer que fueron vistos en Fürstenzell, la población donde reside Mannichl, el día de los hechos.

Hasta el momento, las cuatro personas que habían sido arrestadas por su posible vinculación con el caso, entre ellas una pareja de Munich, han sido puestas de nuevo en libertad por falta de pruebas. La policía ofrece hasta 5.000 euros de recompensa por cualquier pista que pueda conducir al autor o autores de la agresión.

DW recomienda