Frustración de países en desarrollo tras conferencia sobre clima | Ecología | DW | 13.12.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Frustración de países en desarrollo tras conferencia sobre clima

Conferencia de ONU sobre Cambio Climático en Polonia dejó saber amargo por negativa de países industrializados a ofrecer más ayudas para prevenir o paliar consecuencias del cambio climático en países pobres.

default

Niños en Trinidad, Bolivia, se ponen a salvo junto a unos pocos animales durante una inundación en febrero de 2008.

La frustración se extendió aunque los países industrializados desbloquearon el fondo de 60 millones de dólares para ayudar a mitigar el impacto del cambio climático, un intento de europeos - entre otros- de tender la mano a los países en vías de desarrollo. La Unión Europea reconoce que se necesitan miles de millones para esta labor, pero las conversaciones sobre cómo iniciar el proceso no desembocaron en ninguna parte.

India, enojada, acusó a las naciones industrializadas de "insensibles, urdidoras de estrategias y obtusas". Subrayó además que las víctimas del cambio climático son los más pobres de entre los pobres. "Tenemos que invertir mucha más energía en tender puentes para salvar la creciente distancia entre ambas partes", dijo, por su parte, el enviado de Ghana a la conferencia. Esta brecha "no es una buena señal para el futuro", añadió.

Las dos semanas de conversaciones en la conferencia apenas arrojaron avances en los asuntos más destacados, como los recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero, a los que se responsabiliza del calentamiento global, en parte porque se espera a que Barack Obama asuma la presidencia de Estados Unidos el 20 de enero.

Lenguaje emocional en la sesión final

Esta reunión, en la que se convocó a 189 naciones, forma parte del esfuerzo para lograr un acuerdo por el cual países ricos y pobres se comprometan a reducir los gases de efecto invernadero, especialmente las emisiones de CO2. Pero el lenguaje emocional en la sesión final subrayó el desafío de incrementar la lucha contra el calentamiento global durante una fase de crisis económica, un tema que muchos oradores han tratado durante la conferencia.

Los países industrializados rompieron el impasse sobre el fondo para combatir el impacto del cambio climático al consentir que las naciones con menos recursos tengan acceso al dinero directamente, sin recurrir a la burocracia que acompaña la ayuda internacional. El fondo financiará proyectos como diques marinos e iniciativas para detener la desertificación. Con las naciones en vías de desarrollo bajo presión para que accedan a recortar las emisiones de gases contaminantes, la ayuda podría contribuir a una mejor negociación en 2009.

¿Y qué hace Europa por proteger el clima?

“Europa es la única región del mundo que se ha atrevido a poner en práctica tan altos niveles de protección del medio ambiente”, dijo, por su lado, el ministro alemán del Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, en entrevista con la emisora alemán Deutschlandfunk, en respuesta a la discusión por las exigencias mutuas de los países reunidos en Poznan para que se presenten hechos concretos en la lucha contra el cambio climático.

Pero para Gabriel lo peor de todo es que “los países industrializados tampoco se ponen de acuerdo entre sí sobre lo que los científicos han declarado la tarea primordial: reducir entre el 25 y el 40% de CO2 hasta el 2020 para poder cumplir la meta a largo plazo de disminuir las emisiones contaminantes a la mitad en todo el mundo.”

Cumplir compromisos pero sin ahuyentar su industria

A muchos políticos les gusta expresar bonitas metas a largo plazo. Lo difícil es la realización de metas a mediano y corto plazo porque invariablemente se entra en conflicto con los sectores afectados de una u otra forma. “Por eso no podemos orientarnos solamente por lo que diga ni la industria ni Greenpeace”, agrega Gabriel quien advierte que lo que Alemania hace es “trabajar por cumplir los compromisos hechos” y concluye que “Berlín hace incluso mucho más de lo acordado en Bruselas”.

Por esta misma razón sólo cuando se logre un acuerdo global sobre reducción de emisiones se establecerá una igualdad de oportunidades, tanto para los países en desarrollo como para los industrializados. Entre tanto, Alemania no quiere ahuyentar su industria metalúrgica o química a otros países con menores estándares ambientales. Al mismo tiempo empero, aprovecha la gran ventaja de ser pionera en el desarrollo e implementación de tecnologías limpias. También la política necesita un equilibrio.

DW recomienda