1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Francia, Bélgica y Luxemburgo garantizan préstamos para Dexia

Los gobiernos de Bélgica, Francia y Luxemburgo salieron por segunda vez al rescate del banco hipotecario Dexia al anunciar que garantizan durante un año los préstamos que la entidad obtenga de otros bancos e inversionistas institucionales.

"Para apoyar las actividades del grupo y consolidar su desarrollo, los tres gobiernos han decidido conjuntamente garantizar los nuevos préstamos interbancarios y financiamientos institucionales a partir de hoy y hasta el 31 de octubre de 2009", dice la declaración oficial difundida en Bruselas.

El aval, que podrá ser renovado por un año adicional, "garantiza a los ahorristas que Dexia goza de suficiente liquidez para cumplir los compromisos asumidos con sus clientes", señala el texto firmado por el primer ministro belga, Yves Leterme.

Tras el cierre de la jornada en la Bolsa de Bruselas, las acciones de Dexia cerraron con un aumento de su cotización de 16,4 por ciento. Al momento de conocerse la noticia del rescate, las acciones habían ganado un 24 por ciento.

Previamente, el primer ministro Leterme había efectuado negociaciones durante toda la noche con los accionistas franceses de Dexia, después de que el precio de la acción del banco cayera el miércoles en Bruselas un 15 por ciento.

El Estado belga y las tres regiones del país tienen cada uno poco menos de un seis por ciento del capital de Dexia. Otro 14 por ciento está en manos de un holding de los municipios belgas.

Bélgica, Francia y Luxemburgo ya habían anunciado la semana pasada que inyectarían 6.400 millones de euros (8.800 millones de dólares) en Dexia dentro de una ampliación de capital. El ex primer ministro belga Jean-Luc Dehaene fue nombrado esta semana nuevo presidente del consejo de administración del banco.

Leterme señaló que este modelo de garantía, del que ya fue informada la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, podría extenderse a otras entidades nacionales "críticas para el sistema" bancario belga. La medida alcanza también a la filial estadounidense de Dexia, Financial Security Assurance (FSA).