1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Fracasa por tercera vez elección de presidente en Italia

La mayoría de los 1.009 “grandes electores” depositó su papeleta en blanco. Cuarta votación se realizará este sábado.

La dimisión de Giorgio Napolitano como presidente de la República de Italia obligó a que los 1.009 grandes electores (senadores, diputados, representantes de las regiones y senadores vitalicios) acudieran a las urnas para elegir a su sucesor de una lista de nombres presentados por los partidos políticos. Pero este viernes (30.01.2015), por tercera vez, no salió humo blanco luego de que ninguno de los aspirantes consiguiera aunar el respaldo suficiente.

Como ocurrió en las dos ocasiones anteriores, la mayoría de los votantes depositó su papeleta en blanco. La votación y el recuento duró cuatro horas, entregando resultados similares a las dos primeras ocasiones: 513 votos sin opción, 126 para Ferdinando Imposimato (del Movimiento 5 Estrellas) y solamente 4 para el nombre propuesto por el primer ministro Matteo Renzi, el exministro y jurista Sergio Mattarella.

Esto, a pesar de que Renzi había pedido al Partido Democrático (PD) respaldo unánime para Mattarella. “Espero que haya la mayor convergencia posible (con el candidato) por el bien común de Italia”, dijo durante una reunión con sus correligionarios. Se estima que recién en la cuarta votación, que se realizará el sábado, Mattarella reciba más apoyos e incluso sea elegido presidente.

Están los votos, pero…

Si llegara a ocurrir que Renzi, que lleva en el cargo menos de un año, no logra la elección de Mattarella como presidente, se generaría la sospecha de que está perdiendo autoridad en su partido, algo que elevaría la posibilidad de elecciones nacionales anticipadas. Para la cuarta votación se requiere solo de una mayoría simple de 505 votos. Renzi contaría con ellos si suma los del PD con los de otros partidos menores que han comprometido su apoyo.

Sin embargo, la votación es secreta y está rodeada de intrigas. Ya en 2013 ocurrió que Romano Prodi supuestamente tenía el apoyo del PD, pero le faltaron 101 votos para ser elegido presidente. Además, Renzi enfureció al líder de la centroderecha, Silvio Berlusconi, que le acusó de traicionar su promesa de consultarle para elegir al candidato, como parte de un pacto entre ambos el año pasado para planear reformas institucionales en conjunto.

DZC (EFE, Reuters, dpa)