1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

“Fortalecer las entradas legales hacia Europa”

Más de 100.000 refugiados llegaron a Italia en los últimos meses, en situaciones catastróficas. Franziska Keller, diputada de los Verdes en el Europarlamento, dice que la UE tiene la obligación de hacer que eso cambie.

Franziska Keller, diputada verde el Europarlamento.

Franziska Keller, diputada verde el Europarlamento.

Deutsche Welle: Hasta julio de este año llegaron tan solo a ltalia más de 100.000 refugiados, un 60 por ciento más que en 2013. ¿Qué puede hacer la Unión Europea para que esta catástrofe humanitaria no continúe en la segunda mitad del año?

Franziska Keller: En este momento hay varios puntos de conflicto en todo el mundo, y está claro que las personas se ven obligadas a huir de allí. La mirada está puesta ahora en Irak, de donde llegan nuevos refugiados, pero también debido a la guerra en Siria muchos tratan de escapar porque ven que no se llegará a una solución en un futuro próximo. Eritrea es todavía uno de los principales países de proveniencia, en especial, de personas que tratan de cruzar el Mar Mediterráneo. Sigue habiendo muchas razones por las cuales las personas tienen que huir de su países, y eso es algo que la Unión Europea tiene que aceptar de una vez por todas.

Por el momento, la política europea de asilo está orientada hacia el aislamiento, con Frontex, por ejemplo, la agencia europea de protección de fronteras, que se ocupa de controlar el ingreso ilegal de personas, pero no sabe cómo manejar el tema de los refugiados. Frontex no ayuda en casos como los de refugiados sirios, que tienen un claro derecho a recibir asilo. Necesitamos respuestas para determinar cómo puede ingresar gente a Europa de manera legal y segura, sin tener que subirse a esos botes destartalados y arriesgar su vida en el Mar Mediterráneo.

Nunca se sabrá exactamente cuántas personas emprenden la travesía por el Mediterráneo, perdiendo allí la vida. La tragedia del 19 de julio de 2014 demuestra cuántas personas se encuentran en situación crítica. Ese día se supo que en uno de los botes se encontraron 140 cadáveres, y que cinco hombres habrían apuñalado a 60 personas y las habrían tirado por la borda. Otros murieron asfixiados bajo la cubierta. ¿Son estas noticias estremecedoras solo la punta del iceberg? ¿Seguirán perdiendo la vida muchos más seres humanos ante las puertas de Europa?

Aquí se podría hablar casi de “masacre”, y esto revela la desesperación de esas personas, pero también muestra que la política europea va por el camino equivocado. Es muy importante que haya barcos en el Mediterráneo para poder rescatar a los inmigrantes, pero más importante es que exista un acceso seguro para que cosas así nunca vuelvan a suceder. El trasfondo de esta masacre es desconocido, pero está claro que es una situación catastrófica, que se repite casi a diario en el Mediterráneo, donde la gente pone en peligro su vida para buscar un lugar más seguro donde vivir. Por eso necesitamos de una vez por todas que haya formas más seguras de que lleguen a Europa.

Italia trata de manejar la situación, en medio de duras críticas a su política de asilo. Los guardacostas italianos que crearon el programa Mare Nostrum, muy discutido en un comienzo, salva cientos de vidas casi todos los días.

Mare Nostrum es una gran medida tomada por Italia, ya que, gracias a ese programa, es posible salvar vidas casi a diario, la vida de personas que buscan sobrevivir y no encuentran otra manera que caer en las manos de tratantes de personas y subirse a botes en ruinas. Mare Nostrum es una medida excelente que otros países de la UE deberían apoyar.

La UE firma también muchos tratados con países de los que provienen los refugiados, como Marruecos. ¿Qué efectos concretos tienen esos tratados?

Soy muy crítica con los tratados con países extracomunitarios. En definitiva, lo que busca la Comisión de la UE es detener la afluencia de refugiados, pero no soluciona las razones por las cuales huye la gente, y no alivia el dolor de los que huyen de guerras y de persecuciones. Lo que hacen es tratar el síntoma, pero no la enfermedad, y eso va en contra de los derechos humanos, y no puede ser el objetivo de una política de asilo. Se deben fortalecer los caminos legales y seguros hacia Europa. Una posibilidad sería la política de “reasentamiento” (resettlement), sustentados por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR). El programa comprende un visado por razones humanitarias, algo que ya es posible según el derecho de la UE. Otra posibilidad es que algunas personas podrían llegar también sin visa a Europa.

¿Qué pasa con los niños que llegan a la UE sin estar acompañados por adultos? ¿Qué les espera en Europa?

El problema existe desde hace largo tiempo. Hay un plan de acción de la UE para proteger los derechos de los menores refugiados que llegan solos, eso es muy importante. El tema se maneja, lamentablemente, de manera distinta en los diversos países de la UE. Hay ciertos procedimientos dudosos en los que a los niños sin documentos se les calcula una edad mayor a la que en realidad tienen, y no protegen adecuadamente los derechos del niño. Es muy importante que el bienestar del niño esté en primer plano. Los menores no deben ser colocados en hogares para refugiados, sino en instituciones adecuadas para ellos.

Franziska Keller es diputada de la bancada de los Verdes en el Parlamento Europeo desde 2009. Durante las elecciones europeas, en 2014, fue candidata principal de la fracción. Lucha por los derechos de los refugiados y visita a menudo campamentos para refugiados en regiones en crisis.

DW recomienda