1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Fiscalía descarta pista terrorista en muerte de guardia

El agente de seguridad del Instituto Nacional de Elementos Radiactivos fue asesinado y se rumoreaba que le habían robado su tarjeta de entrada a una central nuclear.

La Fiscalía de Charleroi, en el sur de Bélgica, descartó este sábado (26.03.2016) que el asesinato de un guardia de seguridad que trabajaba en el Instituto Nacional de Elementos Radiactivos de Fleurus plantee sospechas de tipo terrorista. Asimismo, la entidad negó la información adelantada en algunos medios belgas, que aseguraban que al funcionario asesinado, Didier Prospero, le había sido hurtada una tarjeta de acceso a una central nuclear, la que había sido desactivada tras darse la alarma de su robo.

El hombre fue abatido a tiros el jueves en su domicilio en Froidchapelle, en Charleroi. El periódico La Dernière Heure informó que, además de ser asesinado, su pase de entrada para acceder a una planta atómica había desaparecido. Pero la Fiscalía precisó que la investigación ha sido confiada a la sección de homicidios de la Policía judicial federal y que no se ha nombrado a un juez de instrucción especializado en terrorismo.

Si bien se desconoce el móvil del crimen, los investigadores estudian dos pistas: un robo que habría sufrido un giro inesperado o un asesinato ligado a la esfera privada. Por su parte, la empresa Electrabel, que explota los reactores de Doel y Tihange, insistió a los medios en la necesidad de “gran prudencia y discernimiento” en sus noticias y recordó que las plantas nucleares, igual que el resto de lugares sensibles en Bélgica, tienen medidas de protección particulares.

No suscitar confusión

Electrabel informó que el acceso a las plantas nucleares “se somete a procedimientos rigurosos y a controles específicos”, y agregó que los pases los facilita la Autoridad Nacional de Seguridad y que para poder acceder a esos lugares es indispensable trabajar en una planta nuclear. Insistió en que, “en un período particularmente sensible, no hay que suscitar confusión entre los ciudadanos”.

En un país en estado de alerta máxima tras los atentados de esta semana, las noticias de los medios belgas muestran la preocupación sobre la posibilidad de que militantes islamistas quieran tomar material nuclear o estén planeando atacar una instalación nuclear. El jueves, el diario DH publicó que los suicidas que se inmolaron el martes habían considerado originalmente atentar contra un sitio nuclear, pero una serie de arrestos de presuntos militantes islamistas los obligaron a acelerar sus planes y centrarse en la capital belga.

DZC (Reuters, EFE)


DW recomienda