1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Finlandia endurece su política de asilo

El Gobierno finlandés de centro-derecha presentó un amplio plan de acción con el propósito de frenar el flujo incontrolado de demandantes de asilo, reducir los elevados costes derivados de su acogida y agilizar las repatriaciones. Con este programa, compuesto por cerca de 80 medidas, Finlandia se suma al resto de países nórdicos en el endurecimiento de las políticas de asilo, tras la llegada de miles de refugiados en los últimos meses.

El nuevo plan contempla, entre otras cosas, otorgar más recursos y más personal a las autoridades migratorias para acelerar el proceso de concesión o denegación de asilo. "Cuanto más ágiles sean estos procesos, menos recursos tendremos que destinar a ellos y más podremos concentrarnos en ayudar a quienes realmente lo necesitan", afirmó en rueda de prensa el ministro del Interior, el conservador Petteri Orpo.

Se espera que en 2015 lleguen a Finlandia alrededor de 35.000 refugiados, casi doce veces más que en 2014, aunque, según Orpo, sólo uno de cada tres cumple los requisitos para obtener asilo. La mayoría de ellos llega a través de Suecia por Tornio, en la frontera norte, pero en los últimos meses se han detectado dos nuevas rutas: a través Rusia en la región ártica -tras cerrar Noruega su frontera- y en barco desde Travemünde (Alemania).

El plan de acción presentado hoy establece también que los refugiados que obtengan asilo recibirán un permiso de residencia temporal, no indefinido, que será suspendido si mejoran las condiciones de seguridad en sus países de origen. Las autoridades revisarán dos veces al año la evolución de estas condiciones en países como Afganistán, Siria y, sobre todo, Irak, de donde procede la mayor parte de los refugiados que llegan a Finlandia.

También se establece la creación de dos centros de repatriación, donde serán alojados aquellos refugiados a quienes se deniegue su solicitud hasta su expulsión del país. El Gobierno finlandés modificará la legislación para permitir la repatriación inmediata de estas personas, incluso aunque presenten recurso en contra de la deportación, sin esperar a que las autoridades migratorias resuelvan su caso.

La presunta violación de dos menores por dos solicitantes de asilo el mes pasado ha llevado al Gobierno finlandés a impulsar un cambio legislativo que posibilitará la expulsión inmediata de los refugiados que cometan delitos graves. Además, el Ejecutivo finlandés quiere que los demandantes de asilo alojados en centros de acogida realicen algún trabajo mientras se procesan sus solicitudes.

La seguridad en los centros de acogida y en los municipios donde están ubicados es otra de las preocupaciones del Gobierno finlandés, tras el incremento de episodios violentos en los últimos meses. Según la Policía, 27 de los cerca de 130 centros de acogida que existen actualmente no cumplen los requisitos de seguridad deseables y deberían ser mejorados o, si esto no es posible, cerrados de forma permanente (efe).