1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Filipinas: Duterte afirma que mató con sus propias manos

De este modo, el presidente filipino se arriesga a un proceso de destitución por afirmar haber matado a supuestos drogadictos cuando era alcalde de la ciudad filipina de Davao.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, relató que él llegó a matar con sus propias manos a presuntos traficantes y adictos cuando participó en acciones policiales como alcalde en la ciudad de Davao, en el sur. 

"Yo lo hice en Davao", dijo Duterte ante representantes del mundo empresarial en Manila, la capital filipina. De esa forma, explicó, quise mostrar a los policías cómo tenían que hacerlo. Y para ello iba con una moto por la ciudad y patrullaba las calles, contó.

Duterte, de 71 años, aseguró que no le divertía en absoluto ver cómo se mataba a una persona y destacó: "No soy un asesino". En septiembre pasado, un ex soldado dijo ante una comisión de investigación del Senado filipino que Duterte ordenó en el pasado que se matara a los delincuentes.

Según se desprende de las estadísticas policiales publicadas hoy, en los últimos cinco meses 2.102 personas han muerto en Filipinas en intervenciones de la policía contra presuntos traficantes de drogas y adictos. Desde su llegada al poder a comienzos de julio, el presidente ha emprendido una controvertida guerra contra el crimen relacionado con las drogas.

Riesgo de ser destituido

De este modo, el presidente filipino se arriesga a un proceso de destitución por afirmar haber matado a supuestos drogadictos cuando era alcalde de Davao (sur), advirtió hoy el senador Richard Gordon.

"Cuando dices algo como eso, te estás exponiendo, ¿verdad? Él lo dijo, así que legalmente puede enfrentarse a un proceso de destitución", indicó Gordon, en referencia a las declaraciones que el mandatario hizo el lunes.

"En todo caso, estoy seguro de que (el presidente) sabrá defenderse", añadió el senador, un político independiente pero que ha apoyado varias medidas controvertidas de Duterte, como su esfuerzo por reimplantar la pena de muerte en Filipinas.

El pasado lunes, Duterte afirmó en un discurso pronunciado en el un foro empresarial organizado en el palacio presidencial de Malacañang, en Manila, que había matado a drogadictos y traficantes de drogas mientras era alcalde de Davao, cargo que ejerció durante 22 años (1988-98, 2001-10 y 2013-16).

CT (EFE, dpa)

DW recomienda