1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Fijan fecha para elecciones en Venezuela. ¿Por qué ahora?

El gobierno venezolano anunció fecha para las róximas elecciones parlamentarias, y el líder opositor Leopoldo López terminó con su huelga de hambre. Pero, ¿por qué justamente ahora vino el anuncio electoral?

Este año se vence el período de gestión de los 157 diputados que integran la unicameral Asamblea Nacional de Venezuela, dominada por el chavismo desde hace lustros. Pero el desplome de los índices de popularidad de Nicolás Maduro, sucesor de Hugo Chávez en la presidencia del país; el rumor en torno a la profundización del cisma en el seno del PSUV, el partido de Gobierno; y la tardanza del Consejo Nacional Electoral (CNE) en hacer pública la fecha de los comicios legislativos hizo cundir entre los opositores la sospecha de que el Ejecutivo suspendería las votaciones por temor a sus resultados.

Y aunque ese escenario se vio disipado este lunes (22.6.2015), cuando el CNE anunció que los venezolanos irían a las urnas el próximo 6 de diciembre –lo cual persuadió al líder opositor Leopoldo López de culminar la huelga de hambre que había llevado a cabo en demanda de que se supiera la fecha de la votación–, otras incógnitas persisten. Por ejemplo, si es verdad que el CNE está bajo control del PSUV y que el oficialismo manipula las circunscripciones electorales desde 2009 para obtener resultados convenientes (gerrymandering), como alegan opositores y analistas políticos, ¿por qué se tardó tanto en fijarle fecha a los comicios legislativos? Y si no es así, ¿qué factores llevaron al Gobierno a anunciar la fecha de las elecciones ahora y no antes?

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (izq.), y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (izq.), y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Los miedos de Maduro

“Yo creo que, debido a las divisiones en el corazón del chavismo –entre el ala civil y el ala militar, entre dogmáticos y pragmáticos, entre chavistas y maduristas–, la élite oficialista no sólo le teme al triunfo de la oposición en las urnas, sino a las elecciones primarias dentro del propio PSUV. Creo que Maduro quiso retardar el anuncio de los comicios lo más posible para aplazar también el inicio de la campaña electoral, pero se vio obligado a hacer pública la fecha de las votaciones debido a las presiones ejercidas sobre él”, explica Fernando Mires, profesor emérito de la Universidad de Oldenburg.

“Estoy convencido de que el anuncio del CNE fue catalizado por las conversaciones que Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, sostuvieron con funcionarios de alto rango estadounidenses”, dice el especialista de Oldenburg. El politólogo Ivo Hernández, de la Universidad de Münster, coincide con Mires, acotando que “un Gobierno como el de Maduro, que le teme tanto al ‘qué dirán’ ”, tuvo que ceder ante esas presiones y dejar claro que realizaría las elecciones parlamentarias para que el suyo no se convirtiera, de facto, en un régimen dictatorial.

Sin embargo, advierte Hernández, “la oposición venezolana debe dejar de presentar el ámbito electoral como el único campo de disidencia política posible, porque no lo es”, y evitar promover su posible triunfo en los comicios parlamentarios como una panacea de cara a la crisis nacional. “Aún si obtiene la mayoría en la Asamblea, sus representantes apenas ocuparán sus cargos en febrero de 2016 y los problemas de Venezuela se agravan con cada día que pasa. Una crisis como la venezolana no se deja solucionar por la vía legislativa. Mucho menos cuando el régimen de turno ha cooptado todas las instituciones, sometiéndolas al dominio del Ejecutivo”, cierra el catedrático de Münster.

DW recomienda