Festival de Eurovisión: el triunfo de la tolerancia | Europa | DW | 12.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Festival de Eurovisión: el triunfo de la tolerancia

Conchita Wurst, artista travesti, ganó el Festival de la Canción de Eurovisión. El primer triunfo de Austria en casi 50 años es también una victoria para toda Europa, en opinión de Nadja Scholz.

Las declaraciones políticas son un tabú en el Festival de la Canción de Eurovisión. Por lo menos oficialmente. Pero no siempre hacen falta discursos directos para transmitir un mensaje. Con su sola presentación, Conchita Wurst, ganadora de este año, hizo un alegato a favor de la tolerancia. Su elección fue un referéndum a favor de la libertad de orientación sexual y contra la homofobia.

Los espectadores de este espectáculo europeo votaron de forma clara. Le otorgaron notables 290 puntos a una diva que lució un deslumbrante vestido de noche entallado y ¡una barba! Una combinación tan irritante como fascinante. Y una bien calculada provocación.

Con la creación del personaje de Conchita Wurst, Thomas Neuwierth, de 29 años, convirtió su causa personal en un asunto social. Thomas es homosexual y en su juventud sufrió intensamente la discriminación. Tras su presentación, dijo por boca de la diva barbuda acerca de su triunfo: “me demostró que en nuestra sociedad hay gente que quiere mirar hacia adelante y no quedarse estancada en el pasado”. Eso encierra mucho contenido político y la pregunta acerca de cuáles son los valores que se debería reforzar en Europa.

Nadja Scholz

Nadja Scholz

De hecho, un concurso paneuropeo en el que las naciones se otorgan puntos recíprocamente a través de la tele-votación, jamás podrá ser totalmente apolítico. Ante el trasfondo de los acontecimientos de Ucrania, quedó claramente en evidencia cuán difícil es separar el rendimiento artístico de la situación política: pese a que las concursantes rusas efectuaron una buena presentación, en la sala donde se realizó el certamen en Copenhague hubo abucheos cada vez que Rusia recibía puntos.

Además, la presentación de Conchita Wurst constituyó una provocación precisamente para Rusia. Allí, su participación desencadenó encendidos debates. Políticos rusos y representantes eclesiásticos calificaron su espectáculo, a priori, de “propaganda para la homosexualidad y la perdición”. El año pasado, Rusia endureció sus leyes contra los homosexuales. Sin embargo, la votación puso algo de manifiesto: al fin y al cabo, los rusos otorgaron a la concursante austriaca cinco de los 12 puntos posibles. Eso indica que no todos los rusos son homofóbicos.

Ser diferente y llamar la atención han sido tradicionalmente dos ingredientes importantes para tener éxito en el Festival de Eurovisión. Pero esta vez había más en juego. La presentación de Conchita Wurst planteó la pregunta de cuán abierta es la sociedad europea. La votación dio la respuesta: es más abierta de lo que muchos piensan.

DW recomienda