1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

¡Feliz cumpleaños Tom Wolfe!

Tom Wolfe, uno de los representantes más influyentes de la literatura estadounidense contemporánea, ha retratado, como ningún otro, la vida cotidiana de sus conciudadanos y ha estremecido a la élite literaria.

"Alguien tiene que ser el pionero y dejarle a los demás una guía", escribió Tom Wolfe en su libro "The Electric Kool-Aid Acid Test" (Gaseosa de Ácido Eléctrico). Este libro de 1968 no fue la primera publicación de Wolfe, que ya había trabajado como periodista desde 1956, primero como reportero local en una pequeña ciudad en Massachusetts, y más tarde, con bastante éxito, como corresponsal en América Latina del Washington Post. Sin embargo, con este libro, Wolfe logró un éxito definitivo, tanto que el New York Times lo describió como una de las más grandes obras de todos los tiempos.

Lucha contra la segregación y el elitismo

Aquí, Wolfe cuenta la historia de una comuna hippie, que cruza Estados Unidos bajo los efectos alucinógenos del LSD para encontrarse con Timothy Leary. Una reunión que nunca tuvo lugar. Wolfe fue muy elogiado por su detallada descripción de este movimiento juvenil en una época marcada por grandes desacuerdos políticos. Wolfe le mostró a la élite literaria de Nueva York la vida de la gente común con sus descripciones muy realistas de la cotidianidad.

A pesar de su elitista educación en Yale y su privilegiado puesto en la alta sociedad de Nueva York, Wolf siempre ha mantenido su mirada en los problemas de una sociedad marcada por los contrastes sociales y la segregación.

Frustrado porque la revolución de los años sesenta nunca llegó, Wolfe bautizó burlonamente los años setenta como "la década del yo", sobre todo en una colección de ensayos en los que sostenía que una revolución del ego era la única posibilidad que quedaba, algo que le dió por llamar "el sueño alquímico”.

Wolfe demuestra su mayor fortaleza en los ensayos: en ellos desvela sin tapujos los problemas de la sociedad estadounidense, sin tratar de maquillar a los protagonistas. Su crudo estilo creó expresiones como “el purgatorio de las vanidades”, que pasaron a enriquecer el vocabulario de todos.

Un caballero en traje blanco

A pesar de las apariencias, Tom Wolfe siempre ha sido un fino caballero de estilo sureño. Cuando en 1962 le exigieron presentarse a un nuevo trabajo en Nueva York con ropa formal, compró un traje blanco, típico de Virginia, que se convirtió en su marca, algunas veces con sombrero, otras con un bastón dorado.

A pesar de que su colega Norman Mailer dijo alguna que vez que "un hombre que permanentemente usa traje blanco, irradia en Nueva York algo bobo", su vestuario se convirtió en parte de su leyenda. Un traje que, por lo demás, le sienta bien a un hombre de su edad. Solo que, ¿cuál edad?. Nadie lo sabe con exactitud. Algunos dicen que este 2 de marzo Tom Wolfe cumplió 85 años.

Otras fuentes, incluyendo la Biblioteca Pública de Nueva York, que alberga una colección de sus cartas, parte de que Wolfe nació en 1930. Según estos datos, el caballero de blanco tendría ya 86 años. No importa, la edad es sólo un número.

DW recomienda