FBI detiene a otro sospechoso de enviar cartas envenenadas | El Mundo | DW | 28.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

FBI detiene a otro sospechoso de enviar cartas envenenadas

La Oficina Federal de Investigación (FBI) arrestó este 27 de abril a otro hombre sospechoso de haber enviado cartas envenenadas al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a un senador y a una jueza de Mississippi.

El FBI detuvo este sábado (27.4.2013) a James D., un hombre de 41 años sospechoso de haber enviado cartas envenenadas al presidente estadounidense Barack Obama y a un senador. Las cartas en cuestión, que contenían rastros de ricina, fueron interceptadas en las oficinas de correo de la Casa Blanca y el Capitolio. Una jueza de Mississippi –el estado en donde vive James D.– también recibió una carta envenenada.

Antes de arrestar a James D., el Buró Federal de Investigaciones había detenido a un conocido suyo, Paul C., pero todos los cargos contra el imitador de Elvis Presley fueron retirados poco después; éste insistió desde un principio en que estaba siendo víctima de una intriga. Durante sus declaraciones mencionó a James D., un profesor de artes marciales con el que estaría enemistado desde hace tiempo.

En la foto, Paul C.: todos los cargos en su contra fueron retirados poco después de que se le imputara el envío de las cartas envenenadas.

En la foto, Paul C.: todos los cargos en su contra fueron retirados poco después de que se le imputara el envío de las cartas envenenadas.

Las cartas enviadas a Obama y al Senador contenían la irónica leyenda: “Yo soy KC y he aprobado este mensaje”. Esa es la expresión que los políticos estadounidenses emplean al final de sus publicidades durante las campañas electorales para dar fe de que le han dado el visto bueno al contenido de las mismas. Paul C. había usado esa frase de manera recurrente en su perfil de Facebook.

James D. fue detenido tras las inspecciones que agentes de la ley efectuaron en su casa y en locales comerciales que habían estado a su nombre en el pasado. Luego fue acusado de adquirir, retener y poseer un agentes biológicos y de intentar amenazar y conspirar, usando la ricina como arma. En caso de ser condenado, el imputado enfrenta una posible pena máxima de cadena perpetua y el pago de una fianza de 250.000 dólares.

Algunas fuentes señalan que James D. aspiró sin éxito a un escaño en la Cámara de Representantes del estado de Mississippi en 2007. Se está sopesando la posibilidad de asociar ese hecho con el envío de una carta envenenada a Sadie Holland, madre de Steve Holland, su principal contendor en las elecciones de ese año. Una pequeña dosis de ricina basta para poner fin a la vida de una persona.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda