1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciudades y Rutas

Fascinación por los lugares secretos

El periodista Claus-Dieter Steyer ha escrito "Lugares secretos en Berlín". Estaciones de tren en desuso, ubicaciones del nacionalsocialismo y reliquias de la Guerra Fría son algunas de las sugerencias.

Deutsche Welle: ¿Qué lugar secreto de Berlín es el que más le ha impresionado?

Claus-Dieter Steyer: La capilla subterránea del Estadio Olímpico. Es dorada y se construyó en 2006, para que los jugadores de fútbol pudieran rezar antes o después de los partidos. De hecho, la capilla está vacía la mayor parte del tiempo. Incluso puedes casarte ahí. Es un lugar secreto que me fascina.

Tras la publicación de sus libro, lugares como esa capilla dejarán de ser secretos.

Hay foros internacionales que analizan emplazamientos secretos y perdidos. Pero ni los nombran de manera exacta, ni dan su ubicación completa. El objetivo de mi libro es otro: revelo dónde están esos lugares y cómo llegar a ellos, para que la gente pueda disfrutarlos. Son de diferentes épocas: de antes de la Segunda Guerra Mundial, de la guerra, de la posguerra, de la construcción del muro o de su caída.

¿Qué lugares son exactamente?

Geheime Orte in Berlin Bunker unter dem Flughafen Tempelhof,

Bunker en el subsuelo del aeropuerto de Tempelhof.

Hay un edificio en el aeropuerto de Tempelhof, que no aparece en las guías de viajes y que es muy curioso. Se empezó a construir en 1939. En aquel momento, era el edificio más alto del mundo. Igual que muchas construcciones en Berlín, poseía una parte subterránea con más de 100 refugios antiaéreos, alguno de los cuales se puede visitar. Entre ellos está el bunker en el que se almacenaron millones de imágenes de los nazis. El 2 de mayo de 1945, el Ejército Rojo voló la puerta bunker y ardió todo el material. Las paredes siguen cubiertas de hollín.

Otra obra casi desconocida es el cuerpo de carga pesada de los nazis, en Schöneberg. Fue un experimento arquitectónico de Speer y Hitler y se encuentra en el centro de Berlín, a poca distancia de la estación de Southern Cross. Un gigante de 12 metros de altura y 18 metros de profundidad, que fue contruido por prisioneros de guerra franceses. También se puede visitar.

¿Cómo encontró este lugar y su historia?

Por casualidad. Había visto una exposición sobre los planes de los nazis para transformar Berlín en la capital mundial de Germania. En ella se comentaba que Hitler y Speer habían realizado pruebas para llevar el metro de Berlín hasta dicho edificio.

Geheime Orte in Berlin Architektonisches Experiment aus der Nazizeit in Berlin-Schöneberg

El cuerpo de carga pesada fue un experimento arquitectónico del Nazismo en Berlin.

Se hablaba de un cuerpo de carga pesada, con el que querían construir un gigantesco arco del triunfo, tres veces mayor que el de París, en el que figuraran los nombres de todos los que murieron en la Primera Guerra Mundial. Lo probaron y el cuerpo de carga pesada se hundió sólo 19 centímetros en dos años. El arco podría haberse construido, aunque no fue el caso. Más tarde, se intentó destruir dicho cuerpo, pero no se consiguió. ¡Gracias a Dios!

¿Cómo ha logrado entrar en lugares cerrados como el antiguo hospital del Gobierno de la Répública Democrática Alemana?

Sobre todo, hay que ser amable. Algunos edificios están custodiados, pero cualquier persona que lo solicite, puede conseguir acceso. A veces, es cuestión de hablar con los guardias de la entrada sobre el tiempo y luego preguntar inocentemente sobre lo qué se guarda ahí. Otro truco es tomar la bicicleta. Por naturaleza, los ciclistas no son sospechosos.

¿También ha tenido dificultades?

Si hay dificultades, no lo publico como destino. Hay más lugares secretos a los que los turistas pueden ir.

¿Qué fuentes ha utilizado para las historias en su libro?

Para mí han sido muy importantes los periódicos. También los archivos eclesiásticos de la época de la guerra y del Muro que se han podido salvar. Los párrocos saben a menudo quién puede saber algo. Otra fuente han sido los pequeños museos locales, que guardan tesoros de la historia.

Con su libro, ¿quiere también destacar el valor de estos lugares para protegerlos de la destrucción o de que caigan en el olvido?

Geheime Orte in Berlin Grenzübergang Bornholmer Straße

El techo de la antigua frontera que cruza la carretera Bornholm está en el patio trasero de un edificio.

Cuando la gente lee el libro, automáticamente se hace la pregunta. Por eso, tanto la clase política como los propietarios deberían de cuidar este patrimonio. Por ejemplo, hay una estación de trenes de 1890, que se está cayendo poco a poco. Se podría instalar allí un teatro o un invernadero. O un turista, con mi libro, llega allí y dice: “Siempre he querido tener una estación de trenes”. Y hace algo con ello. Me encantaría.

El libro sobre Berlín es la última parte de su serie de publicaciones sobre "lugares secretos" de Mecklemburgo-Pomerania Occidental y Brandenburgo. ¿De dónde viene esa fascinación?

Yo provengo de Freiberg, en Sajonia. De un antiguo pueblo minero cerca de Dresde con muchos túneles subterráneos a los que se puede acceder. Quizás me ha influido. En Brandenburgo, descubrí los búnkeres subterráneos de la Segunda Guerra Mundial y, sobre todo, de la época comunista. Y quería contarlo. Mientras tanto, sigo buscando lugares secretos por el mundo.

En general, su guía de Berlin se centra en lugares del siglo XX. Sólo la Isla del Pavo Real, un retiro de los reyes prusianos, no parece coincidir.

Geheime Orte in Berlin Kavaliershaus auf der Fraueninsel

El Castillo de la Isla del Pavo Real sirvió en la década de 1960 como telón de fondo de novelas policiacas.

La Isla del Pavo Real es uno de los destinos más populares del Berlín Oeste. Tiene una larga historia: El Palacio Real fue sede de la clausura de los Juegos Olímpicos de 1936, con el protagonismo del régimen nazi, y en la década de los sesenta, fue el escenario de las famosas novelas de suspense de Edgar Wallace. El único habitante actual de la isla es el director de la Fundación del Castillo. Él me comentó un día que había un lugar secreto, un camino en medio de la isla que va hacia las profundidades de la tierra. La entrada es una puerta frente a un viejo roble, que aparece en grabados de principios del siglo XIX. Se debe pedir la llave para la puerta. Por lo demás, no se pone límite a la fantasía.

Claus-Dieter Steyer trabajó para varios periódicos y agencias después de estudiar periodismo. Tras la caída del Muro en 1990 fue editor del "Tagesspiegel". Ha escrito varias guías de viaje sobre Alemania.

La entrevista ha sido realizada por Frederike Mülle.

DW recomienda