1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

FARC propone aplazar elecciones colombianas un año

La guerilla de las FARC propone convocar a una Asamblea Constituyente en Colombia y aplazar las elecciones generales durante un año, para que éstas no "interfieran" en el proceso de paz. El gobierno rechaza la propuesta.

Luciano Marin Arango (alias Iván Márquez).

Luciano Marin Arango (alias "Iván Márquez").

El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC iniciaron este martes en La Habana el décimo ciclo de una negociación de paz centrados en el tema de la participación política, el segundo de una agenda con la que buscan poner fin a medio siglo del conflicto armado que ha causado la muerte y el desplazamiento de miles de personas.

"Proponemos un año de aplazamiento sin reelección presidencial", dijo el líder de la delegación de paz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Luciano Marín, alias "Iván Márquez", al retomar el diálogo con el gobierno de Juan Manuel Santos en La Habana. El aplazamiento que propone el grupo guerrillero regiría para las elecciones presidenciales y legislativas, así como a nivel de concejales y alcaldes.

Humberto de la Calle: No debemos distraernos en propuestas que poco contribuyen a la claridad.

Humberto de la Calle: "No debemos distraernos en propuestas que poco contribuyen a la claridad".

Gobierno: "Una Constituyente no va"

La delegación gubernamental rechazó inmediatamente la propuesta. El presidente Santos anunció recientemente que buscará la reelección para un segundo mandato el próximo año. "No debemos distraernos en propuestas que poco contribuyen a la claridad, como ocurre con la supuesta prolongación del periodo de los elegidos", replicó por su parte el líder de la delegación gubernamental, Humberto de la Calle, al entrar al Palacio de Convenciones de La Habana. "Eso no va. Una Constituyente no va", enfatizó.

El ex vicepresidente colombiano subrayó asimismo que la nueva fase del diálogo aspira a que la guerrilla se incorpore como actor político al sistema político en Colombia. Se trata de conseguir "la transformación en movimiento político legal de los antiguos alzados en armas", subrayó. Al mismo tiempo, descartó que las negociaciones se centren en el caso puntual de determinados guerrilleros: "La que empieza hoy será una discusión en torno a la organización considerada como un todo, no a las personas o casos indidivuales", dijo.

Poco antes de ingresar al Centro de Convenciones, donde las partes negocian desde noviembre pasado, el grupo guerrillero reiteró su intención de alcanzar "la paz con justicia social" y manifestó "preocupación" por la velocidad del diálogo. La guerrilla ha pedido calma mientras que el Gobierno ha insistido en avanzar con prontitud: "La progresión de un acuerdo tan trascendental no puede ser interferida por los tiempos electorales y los plazos legislativos", argumentó "Márquez".

"Nada está acordado hasta que todo lo esté"

El debate sobre la futura participación política de las FARC implica aún consideraciones complejas como la de una posible amnistía para combatientes de la guerrilla. Las partes no respondieron a preguntas de la prensa antes de comenzar las conversaciones, que además de la participación política, incluyen los temas de lucha contra el narcotráfico, fin del conflicto y compensación a las víctimas.

La actual negociación, que parte del principio de que "nada está acordado hasta que todo lo esté", es el primer intento en una década por terminar el sangriento conflicto. Tras más de seis meses de conversaciones en Cuba, las FARC y el gobierno colombiano cerraron el pasado 26 de mayo el primer punto de la agenda de diálogo, con un acuerdo parcial sobre el desarrollo agrario, un tema clave porque está en la génesis de la fundación del grupo guerrillero en la década de 1960.

rml (dpa, reuters)