1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

FAO: en el mundo hay más hambre, sobre todo en el agro

El informe de la FAO acerca de la alimentación en el mundo es desolador: la crisis económica mundial ha empujado a cien millones más de personas a sufrir de hambre. En buena parte se trata de pequeños agricultores.

default

265 millones de personas pasan hambre en el África subsahariana

El número de personas que pasan hambre en el mundo, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), sobrepasará por primera vez los mil millones.

La crisis financiera y económica mundial del último año y el alto nivel de los precios de los alimentos ha sumado a unos cien millones de personas a la pobreza y a pasar hambre. Así lo afirma el director general de la FAO, Jacques Diouf, al presentar el informe en Roma.

Especialmente los países en vías de desarrollo se ven afectados por la situación, pues su poder adquisitivo ha bajado drásticamente en el último año. Casi un 60 por ciento de los ingresos se emplean en la alimentación.

Cien millones más pasan hambre

El aumento del número de personas que pasa hambre no se debe a la reducción de las cosechas, sino a la crisis internacional que ha rebajado los ingresos e incrementado el desempleo entre los más pobres, subraya la agencia de la ONU, que estima que este año habrá un 11 por ciento más de hambrientos.

"La crisis silenciosa del hambre, que afecta a una sexta parte de toda la humanidad, es un serio riesgo para la paz y seguridad en el mundo. Tenemos que forjar de manera urgente un amplio consenso sobre la total y rápida erradicación del hambre en el mundo y tomar las acciones necesarias", asevera Diouf.

El hambre en el agro

Buena parte de las personas afectadas por esta nueva ola de hambre son pequeños agricultores. Según Diouf, los países en vías de desarrollo deben ser apoyados precisamente en el fortalecimiento de sus estructuras agrícolas; este tipo de inversiones son una base de crecimiento económico.

"Para la mayoría de los países en desarrollo cabe decir que invertir en los pequeños agricultores es la mejor red de seguridad sustentable, particularmente durante una época de crisis económica global", dijo Kanayo F. Nwanze, presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

La FAO constata que tras los avances logrados en los años 80 y principios de los 90, el hambre ha ido en aumento lenta pero persistentemente en la pasada década. El número de personas hambrientas aumentó entre 1995-97 y 2004-06 en todas las regiones menos en Latinoamérica y el Caribe.

Pero incluso ahí los avances se han revertido debido a los altos precios de los alimentos y la actual crisis. La mayor parte de quienes pasan hambre viven en países en desarrollo: en Asia y el Pacífico se estima que hay 642 millones de personas que pasan hambre; 265 millones en el África subsahariana; 53 millones en Latinoamérica y el Caribe; 42 millones en Cercano Oriente y norte de África y 15 millones en los países desarrollados.

Bildgalerie Ursachen von Armut: Patente/Hunger

642 millones de personas pasan hambre en Asia y el Pacífico

La falta de remesas agrava la situación

Algunas naciones en desarrollo están luchando además con el problema de la reducción de las remesas enviadas por emigrantes que viven en otros países, lo que hizo caer tanto las reservas de divisas como los ingresos de muchos hogares.

Además, el Fondo Monetario Internacional cuenta con que la inversión extranjera en países en desarrollo se reduzca en 2009 en un 32 por ciento. Según estimaciones de la FAO, también la ayuda al desarrollo se verá reducida en este año casi en un 75 por ciento.

La inserción en el mercado mundial tiene su precio

La situación económica mundial ha golpeado a los países más pobres bastante más que crisis anteriores: las líneas de crédito se perciben ahora bajo condiciones mucho más duras, debido a que el decrecimiento económico atañe al mundo entero.

Además, estos países están ahora tan integrados en el mercado mundial que las consecuencias de la crisis les llegan tanto como a los países industrializados.

El director regional de FAO, el brasileño José Graziano, puntualiza por su parte que la persistencia de los altos precios de los alimentos los próximos años y la debilidad del empleo hasta fines de 2010 auguran que esta crisis social no amainará.

Autor: MB/dpa/afp/kna/epd
Editor: Enrique López

DW recomienda