1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Facebook y las elecciones alemanas

De cara a los comicios federales de este año, los partidos alemanes deben hacer campaña en las redes sociales… con todos los riesgos que eso implica: quien se autopromocion recibe “likes” y también reacciones adversas.

Hasta los partidos más conservadores de Alemania saben que no pueden prescindir de un perfil en Facebook, una de las redes sociales más grandes del mundo virtual. De hecho, hasta ahora, tanto la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) como las "hermanas” Unión Demócrata Cristiana (CDU) y Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) han usado esa plataforma exitosamente: al contrario de lo que le ocurre en las encuestas, la AfD lleva la delantera con 320.000 seguidores. La Izquierda le sigue los pasos con 190.000.

La CSU tiene 166.000 seguidores; Los Verdes, 140.000; el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), 138.000; la CDU, 130.000; y los liberales del FDP, 75.000. En Alemania, 28 millones de personas reciben información de su entorno a través de Facebook y la comentan en esa misma plataforma. Repudiada en la esfera pública por su discurso racista, homófobo e islamófobo, no es de extrañar que la AfD reciba tanto apoyo en ese espacio. Facebook ha sido criticada por su tolerancia frente al extremismo.

Seguidores comprometidos

Los simpatizantes de la AfD parecen estar mucho más comprometidos con su causa que los de otras formaciones; cada mensaje publicado en el perfil de la AfD recibe abundantes clicks y "likes” en poco tiempo, y el algoritmo de Facebook "recompensa” esa hiperactividad con difusión adicional. Para compensar el carisma que les falta, los otros partidos recurren a otras herramientas para sacarle provecho al portal: a excepción de La Izquierda, que apela al intelecto con textos largos, sus rivales usan fotos, colores y eslóganes impactantes.

Según Elisabeth Wehling, de la Universidad de Berkeley, la campaña de Facebook del candidato socialdemócrata va por buen camino: "Leer una lista con detalles sobre el programa de gobierno no le interesa a nadie. Schulz pone énfasis en quién es él como persona y cuáles son sus valores”, comenta Wehling. A sus ojos, también la CDU hace bien al poner su acento sobre la "cultura dominante”, de Alemania porque provoca reacciones entre sus detractores y los obliga a usar su eslogan para discutir.

Ventajas y riesgos

Desde luego, hacer propaganda electoral en Facebook no sólo brinda posibilidades de proyección. La campaña del SPD ha sido objeto de burlas y la de la CDU, de críticas realmente duras. En todo caso, mientras más activos sean los moderadores de los comentarios, más provechosa será la discusión para todos porque ésta no se descarrilará con insultos y otras distracciones. En ese sentido, el perfil de Facebook de la AfD es un mal ejemplo: los cruentos debates que tienen lugar allí dan la impresión de desarrollarse sin moderación alguna.

Otro tópico ineludible al hablar de Facebook y su rol en la campaña electoral alemana es el de los "bots”, programas que actúan automáticamente para dar la impresión de que son personas e interactuar con los usuarios de la plataforma. La CDU, el SPD, el FDP, Los Verdes y La Izquierda aseguran que no usan "bots” ni para imponer temas de discusión en las redes sociales ni para simular un alto nivel de consenso alrededor de una agenda. No obstante, expertos dudan que los "bots” puedan determinar el resultado de una elección.

Según Dietmar Janetzko, especialista en economía informática, "el riesgo de una manipulación directa es relativamente pequeño. Lo que sí es posible es un efecto indirecto y duradero. Por ejemplo, es posible que ciertas matrices de opinión se vean alteradas por la presencia masiva de ‘bots' en determinados foros y que las fuerzas moderadas terminen retirándose de esos espacios”. La CSU ha activado el "bot” Leo, un programa incapaz de generar textos automáticamente que, sin embargo, responde preguntas sencillas e interactúa a un nivel básico con los usuarios de Facebook.

DW recomienda