1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Fármacos experimentales contra el ébola

La urgencia es demasiado grande como para quedarse en formalidades. Una comisión de la OMS pasa por alto postulados farmacológicos básicos y aprueba el uso de medicamentos contra el ébola insuficientemente probados.

La pregunta que se plantea es de índole ética: ¿se puede recurrir a medicamentos cuyos efectos no han sido aún debidamente comprobados para tratar a pacientes que hayan contraído el ébola? Teniendo en cuenta que un contagio representa prácticamente una condena a muerte para un alto porcentaje, la Organización Mundial de la Salud ha dado una respuesta afirmativa a la interrogante.

El empleo de sustancias experimentales en la lucha contra el ébola es admisible “en vista de las circunstancias extraordinarias de este brote y cumpliendo una serie de condiciones”, señaló una comisión de expertos de la OMS, compuesta por médicos, científicos y personas de las naciones más afectadas por esta enfermedad.

El suero ZMapp

Liberia es el primer país del África occidental en que se ha de suministrar el medicamento ZMapp a pacientes. Se trata, en primera línea, de personal sanitario que se ha contagiado en el trato de enfermos de ébola. Según la OMS, en total ya son más de 170 las enfermeras, cuidadoras y médicos que han contraído así el mal. Por lo menos 81 de ellos ha muerto ya.

El sacerdote Miguel Pajares, en Liberia.

El sacerdote Miguel Pajares, en Liberia.

El suero experimental ZMapp es, por ahora, el producto más promisorio, aunque el sacerdote español Miguel Pajares, al que se le suministró, murió este martes en Madrid. En cambio, dos ciudadanos estadounidenses que contrajeron el ébola en Liberia y fueron tratados con dicho suero, parecen encontrarse mejor. “Todavía no está claro si la mejora de su estado es realmente atribuible al ZMapp, o si ambos se cuentan simplemente entre el 40 por ciento que sobrevive”, señala David Heymann, presidente de la “United Kingdom's Health Protection Agency”. Este especialista en enfermedades infecciosas se ocupa desde hace décadas del tema de las epidemias. Ya durante el primer brote de ébola, en 1976, formó parte del equipo que estudió el virus.

Plena transparencia

David L. Heymann

David Heymann.

Según Heymann, el problema básico es un análisis de riesgos y beneficios. Si se demuestra que el riesgo es pequeño, teóricamente un medicamento podría suministrarse a pacientes –bajo estrictas condiciones- “aunque todavía no haya sido probado en seres humanos”.

Los expertos de la OMS subrayaron que en la distribución de tales medicamentos deben cumplirse estrictas normas éticas. “Entre ellas se cuenta la plena transparencia en el tratamiento y el consentimiento de los pacientes, que debe basarse en informaciones serias”, indicaron los especialistas. Igualmente destacaron la obligación de resguardar el secreto médico y respetar la dignidad de los pacientes.

David Heymann considera imprescindible que los medicamentos, las vacunas y la documentación de las investigaciones estén a disposición lo más temprano posible. “Hay que realizar este trabajo antes del próximo brote. Si uno observa la actual epidemia, de seguro se podría acelerar determinadas medidas”, indicó.

La OMS también quiere acelerar la búsqueda de vías para distribuir con equidad los potenciales medicamentos a los países y los pacientes.