1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Extraditarán a España a militar acusado de masacre de jesuitas

El excoronel Inocente Montano está acusado de haber ordenado la masacre de 8 personas, entre ellas el español Ignacio Ellacuría, rector de la Universidad Centroamericana (UCA) e ideólogo de la Teología de la Liberación.

Una jueza estadounidense autorizó hoy (05.02.2016) la extradición a España del excoronel y exviceministro de Defensa salvadoreño Inocente Montano, reclamado por los asesinatos de cinco jesuitas españoles, entre ellos Ignacio Ellacuría, durante el conflicto interno de El Salvador (1980-1992).

En una orden a la que accedió Efe, la magistrada del Tribunal Federal del Este de Carolina del Norte Kimberly A. Swank, dictaminó que los tratados entre EE. UU. y España favorecen la extradición de Montano, reclamado desde 2011 por el juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco.

"Existe causa probable para creer que el acusado cometió los delitos de asesinato terrorista", de los que se le acusa en España, dictaminó la magistrada en su escrito.

Montano, de 73 años, está acusado de haber ayudado a orquestar la masacre que tuvo lugar la madrugada del 16 de noviembre de 1989, cuando fuerzas del Ejército salvadoreño asesinaron al español Ignacio Ellacuría, rector de la Universidad Centroamericana (UCA) e ideólogo de la Teología de la Liberación, y a otras siete personas.

Víctimas españolas y salvadoreñas

Entonces, un "escuadrón de la muerte" irrumpió en el Centro Pastoral de la Universidad de los jesuitas, les ordenó salir al jardín y tumbarse boca abajo en el suelo, donde aparecieron a la mañana siguiente sin vida y con varios tiros en el cuerpo. Los otros cinco sacerdotes asesinados son los también españoles Amando López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes e Ignacio Martín Baró, así como el salvadoreño Joaquín López. También murieron la cocinera Elba Julia Ramos y su hija Celina, de 16 años, ambas salvadoreñas.

Durante el proceso judicial, el Gobierno de EE.UU. sostuvo que, un día antes de la matanza, el acusado, que en ese momento era viceministro de Defensa Nacional, participó en una reunión donde uno de sus subordinados, el coronel René Emilio Ponce, ordenó al coronel Guillermo Alfredo Benavides perpetrar los asesinatos.

"Maten al padre Ellacuría y no dejen ningún testigo", ordenó supuestamente Ponce en presencia de Montano, que en el encuentro del poderoso grupo de militares supuestamente facilitó la ubicación de Ellacuría al anunciar que había vuelto de España y estaba en El Salvador, según la acusación.

Además, según la Fiscalía estadounidense, como viceministro de Defensa Nacional, Montano tenía a su cargo una radio estatal desde la que, días antes del crimen, "se emitieron amenazas sobre el asesinato del padre Ellacuría y sus compañeros sacerdotes".

En su escrito de hoy, la jueza no entra en estas acusaciones pero sí admite que la extradición debe proceder porque las evidencias muestran que Montano "se encargaba de tomar decisiones y era miembro de un grupo de oficiales que ordenaron colectivamente los homicidios ilegítimos de sacerdotes jesuitas en El Salvador".

Para la jueza, las evidencias recopiladas por la Justicia de España son "suficientes para creer que el acusado cometió los delitos de los que se le acusa" y asegura que, los tratados entre Madrid y Washington, permiten extraditar a Montano, acusado en España de asesinato terrorista y crímenes de lesa humanidad.

Montano ha esperado durante meses la decisión sobre su extradición en una prisión de Carolina del Norte, cárcel en la que ya cumplió una pena de 21 meses de prisión por haber mentido sobre su situación migratoria en EE.UU., supuestamente para no regresar a El Salvador y responder por la matanza.

JC (dpa, EFE)



DW recomienda