1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Expresidente del fútbol costarricense es extraditado a EE. UU.

Eduardo Li retiró el recurso que había interpuesto ante la justicia suiza que impedía su extradición. Se desconocen las razones de Li para cambiar de opinión.

El expresidente de la Federación de Fútbol de Costa Rica Eduardo Li fue extraditado hoy (18.12.2015) a Estados Unidos por su presunta participación en el escándalo de corrupción que sacude a la FIFA, anunció la Justicia suiza.

En un comunicado, el citado departamento señaló que fue extraditado y que dos policías estadounidenses escoltaron a Li desde Zúrich hasta Nueva York.

Li fue arrestado, junto a otros altos dirigentes de la FIFA, el 27 de mayo de 2015 en Zúrich conforme a una solicitud de arresto procedente de EE. UU. En el momento del arresto, Li era miembro del comité ejecutivo de la FIFA y de la CONCACAF (Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol).

Proceso de extradición

El pasado 29 de septiembre el Ministerio de Justicia suizo autorizó la extradición de Li a Estados Unidos, pero el dirigente costarricense apeló esta decisión.

Sin embargo, el día 15 de diciembre el Ministerio informó que cuatro días antes el costarricense había a retirado el recurso que había interpuesto ante el Tribunal Penal Federal de Suiza.

De esta manera, el Ministerio pudo ordenar la ejecución de su extradición, que se ha concretado hoy. Se desconocen las razones de Li para cambiar de opinión.

Sospechas sobre Li

Schweiz Hotel Baur au Lac in Zürich

Li fue arrestado, junto a otros altos dirigentes de la FIFA, el 27 de mayo de 2015 en Zúrich conforme a una solicitud de arresto procedente de EE. UU.

La Justicia sospecha que Li aceptó sobornos de una sociedad estadounidense para atribuir derechos de márketing sobre los partidos de calificación del Mundial de 2018.

El comunicado explicita que con su actuación, Li ha perjudicado la competencia en el mercado de márketing deportivo y ha distorsionado el mercado mediático.

FEW (dpa, EFE)



DW recomienda