1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Exigencias de EE.UU. y Europa a la política israelí en una etapa difícil

Con la visita de Netanyahu a EE.UU. crecen las expectativas por el proceso de paz en Cercano Oriente. La creación de un estado palestino y la política nuclear de Irán son los temas principales.

default

EE.UU., Israel, Palestina y Europa buscan soluciones para la paz en Cercano Oriente.

La visita del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu al presidente estadounidense Barack Obama despierta expectativas con vistas a la creación de un Estado palestino, a la política nuclear de Irán, así como a la reanudación del proceso de paz en Cercano Oriente.

Obama dará en junio una conferencia en el Cairo, donde presentará el plan de paz de su gobierno para Cercano Oriente. El primer invitado del presidente estadounidense fue el Rey Abdullah de Jordania, y le seguirán Mahmud Abbas, el presidente palestino, y el Jefe de gobierno egipcio, Hosni Mubarak, a fines de mayo.

Pero no sólo Barack Obama ha colocado la paz en Cercano Oriente como punto principal de su agenda y con una claridad en la intención que no tuvieron los gobiernos de Clinton o Bush. También la Unión Europea tiene bastante que decir en cuanto a los puntos a tratarse en las negociaciones entre la Casa Blanca, Israel y los estados musulmanes.


Una etapa difícil para la paz

Según expertos como Michael Bauer, que preside el proyecto

Benjamin und Sara Netanjahu beim Abflug nach Washington

Benjamín y Sarah Netanyahu saludan al salir de Tel Aviv el 17 de mayo.

“Europa y Cercano Oriente” en el Centro de Investigación Política de Múnich, “las perspectivas de reanudar el proceso político de paz no son muy buenas en este momento”. Bauer menciona la política dura del ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, y la guerra de Gaza como factores que deterioraron las relaciones árabe-israelíes. Y la división entre Hamas y Fatah y los asentamientos israelíes en territorio palestino se suman a los anteriores.

Para propiciar el diálogo en una dirección positiva para todos, “se debería hallar un camino para hablar sobre el problema palestino-israelí y demostrar que se hacen progresos en este sentido para que los gobiernos árabes se dediquen a la política nuclear de Irán como prioridad”, dijo Elliot Abrahams, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores a Deutsche Welle. Abrahams cree que no es seguro que se den a conocer de inmediato los acuerdos entre Obama y Netanyahu, ya que “los israelíes piden una conversación a solas”, y Obama deja afuera a sus asesores si los invitados son jefes de Estado.

Europa se hace oír

En un momento en el que, como dijo Obama, el acuerdo de paz “necesita de hechos y ya no sólo palabras para que la gente

Lieberman in Berlin

El ministro israelí de Exteriores, Lieberman, en su visita a Berlín el 7 de mayo de 2009.

sienta que se está progresando”, Europa también espera que Netanyahu se defina claramente por una solución de dos estados, cosa que el premier israelí no acepta. Esto alarmó a la UE, que además insiste en la reanudación de las tratativas con los palestinos y un cese de las construcciones en los asentamientos israelíes de Cisjordania. Los líderes europeos ven en la firmeza de Obama la piedra de toque para impulsar el proceso de paz en Oriente Medio.

Si bien la UE no se hacía escuchar lo suficiente, ahora se muestra decidida a hablar claro y lo hace, por ejemplo, en la voz de la Comisaria de Asuntos Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, quien observa que sin un reconocimiento israelí a una solución de dos estados independientes no avanzarán las relaciones entre la UE e Israel.

Todo esto haría pensar que a raíz de los esfuerzos de Obama y de la UE se puede esperar un cambio de rumbo en Medio Oriente, pero lo cierto es que no habrá solución posible sin el acercamiento de posiciones entre Israel y Palestina. Y si Obama convencerá a Netanyahu de tomar medidas concretas en este sentido está por verse. El premier israelí abogará porque EE.UU. fije un límite temporal a las negociaciones con Irán, y le dará prioridad al programa nuclear de Teherán durante el encuentro.

No todos los miembros de la UE tienen la misma opinión sobre el

Netanjahu sucht zweite Chance im Weißen Haus

Benjamín Netanyahu y Barack Obama en Jerusalén(Foto de archivo).

asunto. La visita a Europa del ministro de Exteriores de Israel, Avigdor Lieberman, causó escozor debido a sus declaraciones. Francia, Checoslovaquia y Berlín tomaron distancia. El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, entabló con Lieberman conversaciones calificadas de “abiertas” y de “un sensato comienzo para futuros encuentros de trabajo”, lo que podría estar indicando diferencias de opinión. El gobierno alemán calificó de “muy problemático” que se sigan levantando casas en territorio palestino y exigió el cese de las construcciones israelíes.

Con excepción del presidente italiano, Silvio Berlusconi, que recibió a Lieberman personalmente y cuyo ministro de Exteriores, Franco Frattini, pidió tener paciencia con el gobierno israelí, en Europa predomina el consenso de que debe comprometerse a Israel con la solución biestatal. Al menos se espera que, si los resultados de la visita de Netanyahu a EE.UU. son positivos, Europa pueda definir mejor su rol como mediador activo en el conflicto.

Autores: Chrisotph Hasselbach/ Michael Knigge/ Cristina Papaleo

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda