1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Evo Morales: “Vengo a compartir la experiencia de Bolivia”

Evo Morales, presidente de Bolivia, llega a la II Cumbre UE-CELAC con logros por mostrar y desafíos por enfrentar. En Bruselas, DW conversó con él, en exclusiva.

DW: Mañana empieza la II UE-CELAC, ¿viene con alguna expectativa especial?

Evo Morales: Venimos a buscar un trabajo conjunto entre Europa y América Latina y el Caribe. Nuestros pueblos necesitan cambios en temas estructurales, en especial en la parte económica. No es posible que en algunos países de Europa exista crisis financiera, desempleo creciente. Siento que estas políticas están equivocadas. Después del cambio de estructura económica , Bolivia, empezó a desarrollarse. Vengo a compartir nuestra experiencia.

Con respecto a la situación de conflicto interno que vive Venezuela en este momento, ¿qué papel debe desempeñar la CELAC y la EU?

Primero, la CELAC debe defender la democracia de Venezuela. La República Bolivariana de Venezuela ha sido democráticamente impulsada, debe ser respetado su modelo económico. Chávez nacionalizó los recursos naturales de Venezuela.

Los problemas políticos son internos, como en cualquier país hay diferencias políticas. No comparto la intromisión abierta de Estados Unidos. Después de 50 años de bloqueo económico a Cuba, ahora trata de preparar una intervención en Venezuela. América Latina y el Caribe tienen que respaldarla, respetar sus decisiones y que cada país resuelva sus problemas.

¿Y la UE? Los europeos expresan reiteradamente su preocupación por líderes opositores en la cárcel….

¿Qué país no tiene esa clase de problemas? Además, si algún país europeo hace una observación sobre Venezuela, ¿por qué no la hace de Estados Unidos donde acaban los corruptos? En todos los países hay opositores. En Bolivia los opositores confundían la autonomía con el separatismo, no querían autonomía, querían independencia. Ellos van a ser procesados por la justicia boliviana. Si alguien atenta contra la vida de la gente, tiene que ser procesado bajo las normas internas que tiene cada país.

Entonces, no comparto la opinión de Europa. Si así piensa es que es aliada de Estados Unidos, que con cualquier pretexto muestra sus verdaderas intenciones que son dominar para saquear recursos naturales. No le gusta a Estados Unidos que Venezuela haya nacionalizado sus recursos naturales. Tal vez a algún país europeo tampoco le guste. Si respetamos la soberanía respetémosla en todos los países. Nuestra política no es meternos en los asuntos de ningún país europeo.

En el caso de la disputa marítima, hace un mes se presentaron en La Haya, las posiciones de Chile como de Bolivia. Usted espera, con vistas a su visita en julio, apoyo del papa Francisco?

Hemos invitado al papa Francisco netamente con fines religiosos. En las tres veces que lo he visto me ha dicho “Evo, te acompaño con bendiciones. Sigue con tu trabajo por tu pueblo”. Me llamó mucho la atención su expresión, por eso dije “ahora sí tengo Papa”. Lo he invitado con fines netamente pastorales. Si él se expresa al respecto, será por su iniciativa personal. No espero eso de él. Será el primer Papa que visite el Palacio y al Presidente. Estoy muy contento.

La FAO ha premiado a Bolivia junto con República Dominicana y Costa Rica por sus logros en la lucha contra el hambre. Por otro lado, la OIT ha regañado a Bolivia por su ley de trabajo infantil. ¿Cuánto valora su gobierno las relaciones con las instituciones internacionales?

Somos respetuosos de las instituciones creadas por la humanidad y los organismos creados por las Naciones Unidas como la FAO y la OIT. Saludo el reconocimiento de la FAO a Bolivia porque hemos hecho muchas políticas pequeñas y medianas para reducir la pobreza. He presentado programas que permitan reducir el hambre: hemos bajado del 38% al 15%. Vamos a continuar con políticas sociales –a nivel de alcaldías y gobernaciones- para proteger, por ejemplo a las madres adolescentes.

Por otro lado, no comparto las observaciones de la OIT. Ellos viven en otro mundo. Yo mismo he estado reunido con los niños trabajadores. Estas normas no las hacemos escuchando arriba, sino abajo. Una cosa es la explotación de los niños, otra cosa es que el niño una vez que tiene uso de razón apoye a la familia. Un niño que ha trabajado desde pequeño tiene más conciencia social, es más responsable y estudia. Y luego es un mejor profesional. Tenemos diferencias: hay otro tipo de jóvenes, los de los automóviles, con bebidas, con música por las calles.

Nuestra norma está destinada a proteger ese niño que se educa dignamente con mucho esfuerzo. Y si para eso hay que cambiar los tratados internacionales, los cambiamos. No acepto regaño de la OIT.

¿Buscará Evo Morales una nueva reelección? Lea el artículo completo

DW recomienda