1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Eurozona: la economía toca fondo

Oscuras perspectivas para Europa: la economía de la zona euro se contraerá en 2009, disparando el desempleo a más del 9 por ciento este año e incluso más del 10 por ciento el próximo. España no lo quiere creer.

default

Contenedores en el puerto de Hamburgo: poco movimiento.

El PBI de la zona euro se contraerá este año por primera vez en la historia del bloque monetario y apenas si crecerá en el 2010, mientras que la desocupación alcanzará tasas promedio alarmantes del 9,3 por ciento en el 2009 y del 10,2 por ciento en el 2010, según un estudio de la Comisión Europa publicado hoy (19.01.2008).

La Comisión, el ejecutivo de la Unión Europea (UE), predice que el producto interno bruto (PIB) en los 16 países que tienen el euro como medio de pago se contraerá un 1,9 por ciento este año y apenas si crecerá un 0,4 por ciento en el 2010. En 2008, la economía de la eurozona llegó a crecer, a pesar de la crisis, alrededor de un 1 por ciento, según datos preliminares.

Con esas cifras, la Comisión pintó un cuadro más negativo aún que el esbozado por el Banco Central Europeo (BCE) en diciembre. El BCE pronostica para el crecimiento de la zona euro una banda que va de -1,0 por ciento en el caso más pesimista al 0,0 por ciento, en el más optimista para 2009 y entre el 0,5 por ciento al 1,5 por ciento para el 2010.

La inflación no será problema

En todo caso, la inflación no será un problema, en tanto los precios bajan como consecuencia del descenso de la demanda. La Comisión Europea estima que la inflación en la eurozona será en 2009 del 1,0 por ciento y en 2010, del 1,8 por ciento. El BCE no da tampoco en este caso cifras exactas, sino que parte de bandas de posibilidades y predice una inflación de entre 1,1 a 1,7 por ciento para 2009 y de entre 1,5 a 2,1 por ciento en 2010.

El Comisario de Asuntos Económicos de la UE, Joaquín Almunia, dijo que en algunos de los 27 países de la UE los precios pueden descender a mediados del 2009, pero enfatizó que no existen riesgos de caer en una deflación.

Almunia agregó que se tomaron las medidas correctas para estabilizar los mercados financieros y bajar las tasas de interés y que los planes de estímulo económico ayudarán a superar lo peor este año e incluso podrán generar una recuperación gradual ya en el segundo semestre del 2009. Dios lo oiga.

No obstante, estima que 11 de los 16 miembros de la zona euro entrarán en recesión en el 2009. En el 2008 habían sido dos. El país más perjudicado será Irlanda, cuya economía se contraerá un 5 por ciento. Le sigue Alemania, la mayor economía europea, con un "crecimiento negativo" del PIB del 2,3 por ciento. Italia y España caerán sendos 2 por ciento, Bélgica el 1,9 por ciento y Francia el 1,8 por ciento, augura la Comisión.

España en la cuerda floja

Si las previsiones económicas del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero eran ya negativas, las que anunció hoy la Comisión Europea para España son aún peores. Bruselas estima que la recesión en el país será más profunda de lo que cree Madrid y más larga que en el resto de la UE. El desempleo estará también a la cabeza del bloque.

La situación económica del país "ha empeorado rápidamente en 2008" y se espera que su mercado laboral "se siga deteriorando", indicó hoy en Bruselas, pesimista, el socialista español Joaquín Almunia.

Mientras que el Ejecutivo español parte de una caída del PIB del 1,6 por ciento en 2009, la Comisión Europea la estima en un 2 por ciento.

La tasa de desempleo en 2009 llegará, según el gobierno, al 15,9 por ciento, mientras Bruselas la sitúa en el 16,1 por ciento. Y el déficit público previsto por el Ejecutivo socialista de un 5,8 por ciento, Bruselas lo sitúa en un 6,2 por ciento.

Zapatero, no obstante, sigue siendo optimista. "Éste es un país fuerte", aseguró hoy en una entrevista con la Cadena Ser, en la que destacó la necesidad de un "esfuerzo conjunto" del gobierno, bancos, empresas y ciudadanos para superar la crisis de la mejor forma posible.

Para 2010, el año en el que Zapatero sitúa el inicio de la recuperación, lo cierto es que la Comisión Europea esboza un mal panorama. La recuperación de España, dijo Almunia, "se produce más lentamente que el promedio de los demás países, porque el ajuste del sector de la vivienda es más difícil y toma más tiempo que el de otros sectores económicos".

Todo es según el supuesto a partir del que se analice

El desempleo, la principal preocupación de los españoles, no sólo no descenderá en 2010, sino que aumentará. Así, frente al 15,7 por ciento que estima el gobierno, Bruselas apunta a un 18,7 por ciento, con lo que se llegaría a los 4 millones de desempleados en el país: una clara divergencia en los pronósticos del Gobierno español y la Comisión Europea.

El vicepresidente segundo y ministro de Economía de España, Pedro Solbes, que este fin de semana admitió que el gobierno español "ha agotado todo el margen de gasto público" contra la crisis, respondió hoy a Almunia desde la propia Bruselas.

"La Comisión parte de un supuesto que no es el nuestro", dijo. Su lectura "de que los países con mayor construcción podemos tener algunas dificultades adicionales, es un tema discutible", aseguró, agregando que la Comisión Europea "ha valorado de forma distinta el impacto de las medidas que se han puesto en marcha".

Pero los malos datos para España no sólo llegaron desde Bruselas. Standard&Poor (S&P) rebajó hoy la calificación de riesgo de la deuda pública en España de AAA, el escalón más alto en el "rating" a largo plazo hasta el AA+, un nivel por debajo. A Solbes, no obstante, no parecía preocuparle mucho una nueva calificación que según aseguró equivale a "un notable alto o un sobresaliente bajo".

DW recomienda