Europa ve a Argentina como ″obstáculo″ para acuerdo con Mercosur | Economía | DW | 14.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Europa ve a Argentina como "obstáculo" para acuerdo con Mercosur

Según el comisario de Comercio de la Unión Europea (UE), el "proteccionismo" argentino dificulta las negociaciones para cerrar un acuerdo de libre comercio con el Mercosur. Bruselas amenaza con una denuncia ante la OMC.

default

Argentina, ¿"obstáculo" para el acuerdo UE-Mercosur?

El comisario de Comercio de la Unión Europea (UE), Karel de Gucht, señaló a Argentina como "el gran obstáculo" para que el bloque comunitario y el Mercosur puedan cerrar un acuerdo de asociación. De Gucht fue incluso más allá al amenazar a Buenos Aires con una denuncia ante la Organización Mundial del Comercio (OMC). El motivo, "las medidas proteccionistas" emprendidas por el gobierno argentino y los "problemas" que, según el comisario europeo, están generando "especialmente en el sector del automóvil". Medidas proteccionistas que "están dañando el ambiente de las negociaciones" entre el bloque sudamericano y Europa.

Pese a ello, De Gucht confía en que ambas partes puedan cerrar el histórico acuerdo "todavía en 2011". "Estoy convencido de que ese acuerdo de asociación generará beneficios sustanciales para ambas regiones, desde el punto de vista económico y político", comentó el comisario belga ante la delegación del Parlamento Europeo para las relaciones con el Mercosur, que debatió este jueves (14.04.2011) en Bruselas la actual situación de las negociaciones con el bloque sudamericano.

No Flash Madrid EU Mercosur

Las negociaciones UE-Mercosur se relanzaron en mayo de 2010 en Madrid.

La agricultura, en el punto de mira

Este mismo jueves, los ministros de Agricultura de la UE se renieron en Luxemburgo para analizar, entre otras cuestiones, el impacto para el sector de un eventual acuerdo de libre comercio con el Mercosur. El tema se debatió a petición de Irlanda, "profundamente preocupada" por los efectos que pueda tener para la agricultura en la UE la liberalización de los intercambios comerciales entre ambos bloques. No sólo Irlanda, sin embargo, muestra su inquietud al respecto. Otros países como Alemania, Polonia, Países Bajos, Finlandia y Francia comparten los temores.

Ésta última es uno de los mayores beneficiarios de las millonarias ayudas para el sector derivadas de la Política Agrícola Común (PAC) de la UE, que consume 50.000 millones de euros anuales, el 40% del presupuesto comunitario. París considera al Mercosur como un fuerte y peligroso rival para su poderoso sector agrícola.

Irlanda ha pedido tiempo para que los socios comunitarios evalúen el posible alcance del impacto de un eventual acuerdo de libre comercio. Sólo entonces llegará el momento de hacer ofertas concretas al bloque sudamericano. Ofertas que a buen seguro el sector agropecuario europeo examinará con lupa. Un sector profundamente temeroso que pone cifras concretas a las pérdidas que supuestamente deberían afrontar los 28 millones de agricultores europeos en caso de una liberalización total del comercio: más de 13.000 millones de euros.

Deutschland Europa Agrar Subventionen Transparenz

Los agricultores europeos temen 13.000 millones de euros en pérdidas.

Así las cosas, la Asociación Europea de Agricultores y Cooperativas Agrícolas (COPA-COGECA) se manifestó esta semana contraria a un acuerdo comercial con el Mercosur. Su consejera política, Shelby Matthews, defendió ante el Parlamento Europeo que sería perjudicial para el sector y que las pérdidas ocasionadas no estarían compensadas en otros sectores. A juicio de Matthews, la UE perdería hasta 4.500 millones de euros en otros ámbitos de la economía. Según la COPA-COGECA, los productos agrícolas del Mercosur ya tienen acceso suficiente a la UE, como lo demuestra el hecho de que anualmente se incremente el superávit comercial con la UE en el sector agrícola.

Un largo camino por recorrer

Fue en mayo del año pasado cuando el Mercosur y la UE decidieron reanudar las negociaciones para alcanzar un acuerdo de asociación. Negociaciones que habían estado paralizadas durante seis años y que, de hecho, se remontan a una década atrás. Hasta la fecha, las cuatro rondas de negociaciones concluidas apenas han supuesto avances. De hecho, aún no se ha producido el esperado intercambio de ofertas de acceso de productos a los respectivos mercados. No llegó en marzo en el último encuentro celebrado en Bruselas y podría no estar sobre la mesa tampoco en la próxima ronda negociadora, a celebrar en mayo en Asunción.

Autor: EV / dpa
Editor: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda