1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Europa… ¿Made in China?

Los que antes eran llamados del "tercer mundo" tienen hoy el poder de resolver el futuro financiero de la complicada Europa. China, Brasil, Rusia e India tienen mucho que decir por estos días.

default

El presidente chino, Hu Jintao, en foto de archivo.

Las vueltas de la vida tienen a Europa en uno de sus momentos económicos más complicados y a los otrora llamados países "del tercer mundo" en una situación mucho más confortable. Se ha desatado, pues, una nueva forma de entender el funcionamiento comercial del planeta, donde por un lado están los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España, a los que ahora se suma Italia), países endeudados a más no poder, y por el otro los BRIC (Brasil, Rusia, India y China), los que en sus bancos centrales disponen del dinero necesario para salvar al Viejo Continente.

Precisamente para tratar ese tema, el del salvataje financiero de los países europeos con deudas desmesuradas, este jueves 22 de septiembre los ministros de finanzas del grupo BRIC se reunieron en Washington, al margen de las asambleas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial que se realizan en la capital de Estados Unidos, para buscar fórmulas que alivianen la carga de los mercados europeos. Una crisis en este continente repercutiría en la economía de todo el mundo y los estados emergentes son llamados a intervenir en beneficio ajeno y, por cierto, también en el propio.

Symbolbild Einfluss von China in Lateinamerika Flash-Galerie

La influencia de Brasil dentro de los páises BRIC creció con el expresidente da Silva. (Archivo)

China, el gran financista

En junio de 2011, el primer ministro chino Wen Jiabao visitó Alemania y se reunió con la canciller Angela Merkel, además de hombres de negocios y políticos, en el marco de la "consulta gubernamental chino-alemana", una forma diplomática de comerciar y establecer vínculos entre países con intereses comunes. Esa vez, con la crisis en ciernes, Wen dijo que su país estaba dispuesto a comprar más deuda de España, Italia, Portugal, Grecia o Hungría. Y lo hizo.

"Si Europa lo necesita, le daremos una mano", dijo entonces Wen, quien además mostró su confianza en que los momentos difíciles para las economías del Viejo Continente pasarían rápido. No ha sido así, y si bien la intervención china de alguna manera calmó a los inversores, la verdad es que "el problema de Europa es tan grande que no lo puede resolver sólo China", según Ju Wang, de Barclays Capital. "Ese país va a comprar más deuda europea, pero no creo que sea de forma agresiva", declaró Ju a Bloomberg.

Querer no es poder

China tiene a la fecha reservas internacionales por 3,2 billones de dólares, las más grandes del planeta por lejos (corresponde a más del 30% del total sumado de reservas de todos los países del orbe) y es en esas reservas donde muchos expertos centran sus miradas. Si bien China ofreció prestar ayuda, analistas ven difícil que ese aporte se transforme en la ayuda que Europa necesita para solventar sus gastos. El economista Huang Zemin piensa, por ejemplo, que política y económicamente carece de sentido que China invierta sus ahorros en Europa.

"Los bonos europeos son muy diferentes a los de Estados Unidos. En Europa los riesgos son mucho mayores, pues 17 países tienen la misma moneda, pero sin una política económica común. El futuro del euro es incierto, creo que es mucho mejor invertir en oro", dijo a DW-WORLD. Además, recuerda que buena parte de esas divisas chinas ya fueron usadas en comprar bonos de Estados Unidos y de Japón, por lo tanto la capacidad es menor a la pensada. La lógica dice que aunque los chinos quieran ayudar, en realidad no pueden.

Flash-Galerie BRICS Treffen in China 2011 mit Singh, Medwedew, Hu Jintao, Rousseff und Zuma

Encuentro de los países BRIC en China, en abril pasado.

Interés propio

China busca intervenir en la crisis no sólo por un afán humanitario. Las matemáticas son claras cuando se trata de dinero: si la crisis europea se extiende en el tiempo y en el planeta, el número de consumidores de los productos chinos caerá y, por lo tanto, la economía del gigante asiático también podría sufrir un duro revés en su permanente ritmo de crecimiento a tasas del 8%. De paso, tener bonos de Estados Unidos y de Europa significa ganar una posición de poder y no sería extraño que China exigiera mayor capacidad de decisión en el Fondo Monetario Internacional.

Brasil es otro país que tiene mucho que decir al respecto. Con reservas internacionales cercanas a los 350 mil millones de dólares, es uno de los puntales de los países BRIC. Su ministro de Hacienda, Guido Mantega, dio una señal de cómo funcionarán los países emergentes ante una crisis que no provocaron: "Europa tiene que salvarse a sí misma porque tiene herramientas para hacerlo. Si no lo hacen ellos, los países emergentes tendremos poco que hacer".

Autor: Diego Zúñiga
Editor: Enrique López

DW recomienda