1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Europa: más armas ante distancia de EE. UU.

El “brexit” y Trump lo hacen posible: una política europea de defensa común podría convertirse en una realidad. Primero se abrirá un fondo de medios financieros.

Avión de la OTAN en Turquía, país miembro.

Avión de la OTAN en Turquía, país miembro.

Tras la fallida visita del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la sede central de la OTAN en Bruselas, la canciller alemana, Angela Merkel, no se sentó esperar y pidió a Europa tomar su destino en sus propias manos.

Este miércoles 7 de junio, la Comisión Europea presentó entonces ideas para una política de defensa común europea. El objetivo es una cooperación más estrecha entre los Estados miembro hasta 2025. El primer paso es abrir un fondo para la investigación y la adquisición de material. Sugerencias con buenas perspectivas de progresar, teniendo en cuenta el "brexit” que se avecina.

 

Más información:

Montenegro se incorpora oficialmente a la OTAN

OTAN insta a Turquía a respetar el Estado de Derecho

 

28 países, 178 sistemas de armamento

"Los europeos quieren una política de defensa común de la UE", dijo la jefe de política exterior de la UE, Federica Mogherini. Todos los países miembro, con excepción del saliente Reino Unido, quiere asumir más responsabilidad y cooperar más estrechamente, confirma la jefe de la diplomacia de Europa.

La política de defensa europea fragmentada ha llevado a la proliferación de la investigación y la adquisición de nuevo material. En 28 Estados hay 178 sistemas de armas diferentes, calcula la Comisión Europea. Muchos de ellos incompatibles. El 80 por ciento de todas las compras de materiales y el 90 por ciento de la inversión en investigación de defensa se decide a nivel nacional, sin consultar a sus socios.

No se trata de "reemplazar a la OTAN”

"La Comisión Europea busca, desde hace bastantes años, coordinar mejor la defensa de Europa. Pero siempre se enfrentó a la negativa de algunos de sus miembros", dice a DW la especialista en defensa Judy Dempsey. Si bien con la salida de Gran Bretaña, la UE pierde una de sus más importantes potencias militares, ahora podrá juntar mejor sus esfuerzos para la defensa común.

Y como el gobierno de Estados Unidos sigue siendo impredecible con Trump, "los Estados miembros de la UE son cada vez más conscientes de que tienen que organizar su defensa propia", apunta Dempsey.

"No queremos ni reemplazar a la OTAN ni copiarla o competir con ella", sostiene, por su parte, Mogherini, concluyendo que el objetivo general es aprovechar mejor el valor añadido de la Unión Europea y así fortalecer a la OTAN.

Para el europarlamentario de Los Verdes Reinhard Bütikofer, la viabilidad de las propuestas de la Comisión depende del debate por venir. "Si limitamos la discusión a que el gasto de defensa se debe aumentar, fracasaremos", sostiene, porque los ciudadanos de la Unión Europea no quieren ver aumentado el gasto militar en detrimento de los beneficios sociales.

Doris Pundy (JOV/ DZC)

DW recomienda