Europa impotente ante creciente ola de protestas en mundo árabe | Política | DW | 21.02.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Europa impotente ante creciente ola de protestas en mundo árabe

Cada vez más gente se suma a la ola de protestas mientras Europa observa desconcertada, comenta Rainer Sollich, jefe de la redacción árabe de Deutsche Welle.

default

Lo que por décadas fue inimaginable, es ahora realidad. La gente en el mundo árabe ya no teme a sus gobernantes. Resisten a la violencia más brutal y luchan con intrépida bravura por sus derechos: los manifestantes parecen imparables a pesar de la sangrienta masacre como la de Libia.

Con una rapidez impresionante, el espíritu revolucionario de Túnez y Egipto ha contagiado a cada vez más países. Una promesa del futuro está flotando al alcance de la mano por encima de la región y se interpreta como una señal de salida: cambio es posible, también por esfuerzo propio.

En África del norte y el Oriente Próximo se está escribiendo nueva historia – y la vecina Europa está siendo degradada al papel de espectadora. No extraña que los europeos parezcan estar perplejos y que la situación los desconcierte. Democracia y libertad son valores intrínsecos de los europeos. Valores que Europa tiene que representar ante el mundo.

Deutsche Welle Rainer Sollich

Rainer Sollich, jefe de la redacción árabe de Deutsche Welle.

Sin embargo, los europeos practican “Realpolitik” y trabajan con gobernantes autoritarios por razones económicas y políticas. El régimen injusto de Muammar el-Gaddafi ordena que el Ejército y la policía dispare contra su propia gente. Pero este mismo régimen también evita que los países de la Unión Europea se llenen de más migrantes. Además, gracias a las grandes exportaciones de petróleo los europeos pueden repostar o tanquear sus coches y no sufren frío en invierno.

No sólo este potencial de extorsión es el que hace vacilar a los europeos frente a los dictadores, el libio y los otros. Además, Europa no sabe cuál de las fuerzas en conflicto se va a imponer: ¿los activistas demócratas “pro-occidente”? ¿O las mismas fuerzas que apenas hace cinco años incendiaron el consulado general de Europa por la caricatura del profeta? ¿Pero, hay una línea clara entre los grupos árabes protestantes?

No, no la hay. Las manifestaciones de protesta son tan complejas como las mismas sociedades árabes. En todas partes, las protestas se dirigen contra las autoridades represivas, por todas partes resuena el clamor por democracia. Las protestas, sin embargo, se mezclan con conflictos confesionales y rivalidad entre clanes. También unen a activistas urbanos, a izquierdistas, nacionalistas y a las huestes del Islam político, como también a jornaleros y a jóvenes frustrados de los suburbios sin agenda política. Categorías como “pro-occidente” o “anti-occidente” sólo desorientan. ¿A donde llevarán las protestas? - No se puede pronosticar, y desde afuera poco se puede influenciar.

A pesar de todo, la orientación de Europa hacia el fomento de la democracia es justa, como también son justas las palabras claras frente a los dictadores. Pero los europeos se mueven en un espacio muy estrecho: no solamente los tiranos, sino también muchos activistas árabes de la democracia señalan claramente que no desean intervención desde afuera.

Europa todavía necesita ganarse la confianza. Eso solamente funciona en forma de apoyo cooperativo de lo cual la gente puede aprovechar notablemente, especialmente en los países que ya han expulsado a los tiranos y que por eso necesitan renovarse.

Autor: Rainer Sollich
Editor: José Ospina Valencia