Europa defiende a sus bancos con 100.000 millones | Economía | DW | 22.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Europa defiende a sus bancos con 100.000 millones

Europa sale al rescate de sus bancos y erige a su alrededor un sólido cortafuegos dotado con cerca de 100.000 millones de euros: una inyección de capital para deberá protegerlos de posibles contagios de la crisis de deud

default

Ministros de hacienda europeos reunidos en Bruselas: capitalización forzada de los bancos.

En caso de que la crisis se extienda desde su epicentro griego a otras economías de la moneda única, los ministros de Economía de la Unión Europea (UE) apostaron hoy por un amplio programa de recapitalización, tal como reclamó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y, antes que él, la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

No obstante, en el último momento se ha formado un frente crítico con las condiciones que contiene la iniciativa, integrado por España, Italia, Portugal y el Banco Central Europeo (BCE), que consideran "excesiva" la ratio de capital de calidad del 9 por ciento exigido por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) a las grandes entidades.

Los expertos del FMI cifraron las necesidades de recapitalización de la banca europea en 200.000 millones de euros, aunque la cantidad final se quedará en justo la mitad, según informaron fuentes diplomáticas comunitarias tras el Consejo de ministros de Economía de los 27 socios del bloque (Ecofin).

De esta manera, la UE sigue las recomendaciones formuladas en ese sentido por la EBA. Las entidades bancarias europeas tendrán ahora de plazo hasta mediados de 2012 para poner en marcha todo el proceso.

Además, el Ecofin acordó exigir temporalmente a los grandes bancos del bloque un ratio de capital de calidad del 9 por ciento, frente al 5 por ciento de las pruebas de esfuerzo de julio pasado: más exigencias para poder afrontar con mayor seguridad posibles turbulencias.

Para España los bancos afectados por la medida serán seguramente el Santander, el BBVA, Bankia, CaixaBank y Popular, una vez aplicados descuentos en la deuda pública de los países periféricos de la eurozona que tengan en cartera.

Finanzminister Treffen Brüssel

Christine Lagarde, directora del FMI (izq.), con Jacek Rostowski, ministro de Hacienda de Polonia. Lagarde exige desde hacie tiempo una mayor capitalización de los bancos.

De manera reiterada, desde hace más de un mes, Lagarde advertía de la necesidad de recapitalizar la banca, aunque Bruselas criticó sus palabras y las consideró en su momento excesivamente alarmistas.

Grecia: quita del 50 por ciento

Uno de lo últimos semáforos en rojo se encendió hace diez días, después de que el Estado belga tuviera que salir al rescate de la rama belga de Dexia, entidad contagiada entre otros elementos con activos tóxicos de deuda soberana helena e italiana. La rama belga de Dexia fue adquirida por 4.000 millones de euros: el segundo rescate oficial de esa entidad en menos de tres años.

No obstante, este plan de recapitalización ha sido duramente criticado por algunos de los cinco grandes bancos españoles como el Santander o el Popular, que lo calificaron de "innecesario". Ambas entidades creen que los problemas de financiación de la banca europea se podrían resolver cuando se cierre definitivamente la crisis de deuda en Grecia y en algunos socios periféricos.

A pesar de este principio de acuerdo, quedaban en la tarde de hoy todavía en el aire otros asuntos fundamentales en la "agenda de la crisis": la quita que se aplicará a Grecia, que ascenderá a alrededor del 50 por ciento, en lugar del 21 por ciento previsto inicialmente, y el refuerzo del fondo de rescate, dotado con 440.000 millones de euros, para frenar el contagio a España e Italia.

Recapitalización: primero con fondos privados

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, aseguró que el el esfuerzo que deberán hacer los bancos en el segundo rescate de Grecia, por 109.000 millones de euros, "será sustancial". "Podría estar entre el 50 y el 60 por ciento", comentó Juncker al canal de televisión de su país RTL. Al mismo tiempo subrayó que esa participación debería ser voluntaria y no obligatoria como desean algunos socios.

A los bancos que no lleguen al umbral de capital requerido se les pedirá que elaboren un plan de recapitalización y lo apliquen sin dilación, en un plazo que podría oscilar en entre 3 y 6 meses, según fuentes de la UE. Barroso propuso la semana pasada que hasta que no tengan los fondos exigidos se prohíba a esas entidades pagar bonos o dividendos.

Otra de las condiciones impuestas por Berlín para lanzar ese plan de recapitalización es que los bancos usen, en primer lugar, fuentes privadas de capital. Si es necesario, los Gobiernos nacionales les deben proporcionar ayuda, aunque sólo como segunda opción.

Como exigieron la canciller alemana, Angela Merkel, y la Comisión Europea, sólo como último recurso podrán pedir un préstamo del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF), el fondo de rescate al euro.

El presidente galo, Nicolas Sarkozy, presionó para que se pudiera acceder al FEEF como "primera opción" para no poner en riesgo la calificación crediticia máxima (AAA), pero finalmente arrojó la toalla en su pugna con Berlín.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema