1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Europa, débil y dividida

La falta de sanciones a Rusia por parte de la Unión Europea ante los sucesos recientes en el Cáucaso es vista con distinta preocupación a lo largo y ancho del continente.

default

El presidente de Polonia, Kaczynski, durante la cumbre extraordinaria.

Reacciones diversas, y a veces encontradas, ha motivado la cumbre extraordinaria de la Unión Europea sobre la crisis en el Cáucaso.

Sobre la ausencia de sanciones a Rusia, por parte de Europa, el Thüringer Allgemeine, de Erfurt, en Alemania, escribe: “No fue mucho. Las esperanzas que despertaba la reunión europea eran pocas y, sin embargo, los resultados fueron aún menores. Si las muestras de ‘firmeza' son el mayor logro de la cumbre, queda entonces de manifiesto cuán lejos estamos de un manejo efectivo de la crisis. Cien observadores internacionales ciertamente son mejor que ninguno, pero esto no es nada que le quite el sueño el dúo Putin-Medvedev.”

Bomba de gasolina

El Neue Ruhr/Neue Rhein Zeitung, de la ciudad alemana de Essen, coincide: “Europa necesita a Rusia como bomba de gasolina, pero también como aliado contra el terrorismo y socio económico y comercial. Tal dependencia exige correspndencia. Sin Occidente, la avejentada economía de Rusia jamás se ubicará a la vanguarida. Depende de Putin y Medvedev demostrar que no son unos agresores sin escrúpulos ni unos ‘nuevos ricos' pendencieros, sino socios dignos de confianza.”

Triunfo ruso

Un tono muy distinto es el que priva en el comentario del diario Kommersant, de Moscú: “La diplomacia de la Unión Europea no consiguió acordar sanciones para Rusia. Por ello, el resultado de la cumbre es visto desde Moscú como un triunfo de la diplomacia rusa. Antes de la cumbre se habló de graves consecuencias para Rusia. Al final, Alemania, Francia e incluso Lituania –uno de los más severos críticos de Rusia en Europa- se han manifestado contra cualquier sanción a Moscú.”

Europa debil y dividida

En tono de alerta, el periódico polaco Rczeczpospolita comenta: “Dado que no llegó una reacción fuerte de Occidente tras la demostración rusa de poder y arrogancia, en lo sucesivo será más difícil anteponer medidas firmes. Muchos políticos occidentales opinan que es poco conveniente confrontarse con Rusia. Pero esto es peligroso desde el punto de vista de los paises de Europa del Este. Para el Kremlin, la señal indica que Europa es débil y está dividida.”

Solución salomónica

El Neue Zürcher Zeitung va a fondo en el análisis de los pronunciamientos europeos: “El documento final de la cumbre es un pronunciamiento típico de la Unión Europea, que deja satisfechos tanto a los críticos más acérrimos de Rusia como a Inglaterra y a los Estados nórdicos, e incluso a Alemania, Francia e Iralia, que tradicionalmente han favorecido el diálogo y la armonía con Rusia. Lo que une a todos es la firme decisión de no permitir una nueva política de ‘esferas de influencia' o, como lo formuló el presidente Sarkozy: es inaceptable una nueva división de europa. El Tratado de Yalta es cosa del pasado'.”

DW recomienda