1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Europa celebra el fin del programa de ayuda a Chipre

El Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), sin embargo, advirtió a Nicosia de que debe seguir aplicando reformas estructurales para afianzar el crecimiento y el desarrollo económico.

La Comisión Europea (CE) y el fondo de rescate permanente de la eurozona celebraron hoy (31.03.2016) el fin del programa que se concedió a Chipre para evitar que cayera en 2013 en la bancarrota durante uno de los momentos de mayor tensión de la crisis del euro, lo que consideraron un "éxito". No obstante, el fondo -el llamado Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)- advirtió a Nicosia de que debe seguir aplicando reformas estructurales para afianzar el crecimiento y el desarrollo económico.

Tras tres años, hoy concluye formalmente el programa concedido por los socios de la eurozona a la isla por hasta 9.000 millones de euros, que fueron canalizados a través del fondo.

"Felicito al gobierno y al pueblo de Chipre por sus logros en los últimos tres años. El país ha logrado restablecer el crecimiento económico y reparar las finanzas públicas de una manera mucho más rápida de lo esperado", afirmó el director gerente del MEDE, Klaus Regling, en un comunicado.

Regling recordó que el sector financiero de la isla, cuyo alto volumen y exposición a Grecia fue el principal lastre que hizo sufrir a Nicosia durante la crisis, ha sido reestructurado, recapitalizado y reducido, a la vez que se ha modernizado el marco jurídico y la supervisión de la banca. Otro mérito destacable para el fondo es el modo en que el país recobró la confianza de los inversores y logró volver a los mercados para financiarse, donde logra financiar su deuda a "tasas sostenibles". No obstante, Regling advirtió de que el final del programa de rescate "no es el fin del programa de reformas en Chipre".

Tareas pendientes

"Se necesitan más esfuerzos para reducir la proporción de morosidad, continuas reformas del mercado laboral y mantener la disciplina fiscal", recalcó.

Regling también celebró que Chipre se convierta hoy en el cuarto país, después de Irlanda, España y Portugal, en salir de su programa financiero con el MEDE sin solicitar ninguna otra ayuda de acompañamiento.

En la misma línea se expresaron tanto el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis, como el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici. "Estamos seguros de que Chipre será capaz de enfrentarse a cualquier desafío que se presente", dijo Moscovici.

De los 9.000 millones concedidos por sus socios europeos, Chipre tan solo ha utilizado 6.300 millones -dado que "no necesitaba los 2.700 millones restantes", según el MEDE- que fueron desembolsados en nueve tramos desde mayo de 2013 a octubre de 2015 tras el cumplimiento de una serie de exigencias que incluían ajustes y reformas.

El rescate contó también con 1.000 millones de euros aportados por el FMI como una ayuda en paralelo, por lo que en total se concedió al país un préstamo de hasta 11.000 millones de euros.

El país deberá devolver sus deudas con la eurozona entre 2025 y 2031, con un vencimiento medio ponderado de cerca de 15 años.

JC (EFE, dpa)



DW recomienda