Estupor en España por caso de impostor en el Gobierno | Europa | DW | 18.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Estupor en España por caso de impostor en el Gobierno

España seguía hoy sin salir de su asombro por el caso del joven de 20 años que se hizo pasar por agente del gobierno español, asesor de cargos públicos e incluso enlace de la casa real ante políticos y empresarios. Su nombre, Nicolás Gómez-Iglesias, o el "pequeño Nicolás", como le apodó la prensa, estaba siempre en el lugar adecuado y se movía con facilidad entre las altas esferas de la política y las finanzas españolas.

Nacido en un barrio humilde de Madrid y en una familia de clase media, empezó a urdir su gran mentira con apenas 15 años, cuando comenzó a frecuentar los círculos de las Nuevas Generaciones del Partido Popular (PP), el brazo juvenil de la formación de Mariano Rajoy. Poco a poco, y con distintos pretextos, fue tejiendo una dilatada red de contactos y empezó a acceder a lugares exclusivos donde se codeaba con la flor y nata, como el palco VIP del estadio Santiago Bernabeu del Real Madrid. Estudiante de finanzas en un centro privado de Madrid, alquilaba coches de alta gama para moverse por la capital española y en ellos llegaba a los actos públicos a los que asistía junto a pesos pesados del PP, como el ex presidente del gobierno José María Aznar. En una de las fotografías aparece incluso estrechando la mano de Felipe VI el día de su proclamación como rey, el pasado 19 de junio, durante la recepción que los nuevos monarcas ofrecieron en el Palacio Real de Madrid.

Dinero por supuestas intervenciones

Según publicó el digital "El Confidencial", se presentaba como un alto cargo bien relacionado y prometía a sus víctimas la participación en suculentas inversiones y operaciones inmobiliarias. Los problemas aparecieron cuando empezó a pedirles dinero. Un empresario le llegó a entregar 25.000 euros por su supuesta mediación con las autoridades en el marco de una operación inmobiliaria, para la que el joven le entregó un informe falso.

Cuando la Policía registró su vivienda, los agentes hallaron informes falsificados del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), autorizaciones falsas para vehículos, placas policiales e incluso la sirena que utilizaba cuando conducía su vehículo en algunos desplazamientos cuando había problemas de tráfico, según relataron a los medios sus propios compañeros de estudios.

El "pequeño Nicolás" fue detenido el martes y puesto el viernes en libertad provisional acusado de presuntos delitos de falsedad documental, estafa y usurpación de funciones públicas. dpa