Estudios Babelsberg: un siglo fabricando ilusiones | Cine | DW | 26.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

Estudios Babelsberg: un siglo fabricando ilusiones

Pronto cumplirán un siglo de vida los Estudios Babelsberg, de Berlín, donde se han escrito páginas doradas, y otras no tanto, en la historia de fílmica mundial. Desde ahí saltó a la fama la diva Marlene Dietrich.

default

Por los estudios alemanes de Babelsberg desfilaron Marlene Dietrich, Fritz Lang, Kate Winslet, Tom Cruise, Brad Pitt y Halle Berry, entre muchos otros. Pero el mayor complejo cinematográfico de Europa y el más antiguo del mundo, espera más glamur aún en 2012, cuando celebre su primer centenario.

Babelsberg, ubicado en una verde zona de impresionantes mansiones y amplios lagos en Potsdam, una tranquila localidad cercana a Berlín, vio nacer su primera película el 12 de febrero de 1912. Se trataba de la cinta muda "Danza macabra", de Urban Gad.

Desde entonces, esta fábrica de sueños que un día fue sede de la Academia de Cine del Tercer Reich por expreso deseo del ministro nazi de Propaganda, Josef Goebbels, ha dado forma a más de 3.000 filmes y se ha convertido en un factor económico clave en la poco pujante región Berlín-Brandeburgo.

Mucho hace de "Metrópolis", la joya del expresionismo alemán rodada en 1926 por Fritz Lang y reconstruida el año pasado gracias a los hallazgos en un archivo de Buenos Aires. En este tiempo, Babelsberg se convirtió en epicentro de la cinematografía alemana, dejando atrás a bastiones del cine teutón, como Múnich y Renania del Norte-Westfalia.

La última película se terminó de rodar la semana pasada. Es también la más cara de la historia de Babelsberg: "Cloud Atlas", dirigida por el alemán Tom Tykwer ("El Perfume", "The International") y protagonizada por Tom Hanks y Halle Berry.

El aniversario de los estudios en los que también trabajaron Alfred Hitchcok, Billy Wilder, Josef von Sternberg, Volker Schlöndorff, Quentin Tarantino y Roman Polanski, entre otros, llega en el mejor momento: será celebrado por todo lo alto en la próxima edición del Festival Internacional de Cine de Berlín, que tendrá lugar del 9 al 19 de febrero.

La Berlinale honrará a los estudios desde donde se lanzó a la fama a la diva Marlene Dietrich con "El ángel azul" no sólo con una serie especial de películas, sino también con una "Berlinale-Kamera" que será entregada el mismo 12 de febrero en una ceremonia festiva fespecial en Potsdam.

En ella, se hará especial referencia a la turbulenta historia de los estudios, según adelantó el director de la Berlinale, Dieter Kosslick, a quien le gusta repetir "el reconocimiento nacional e internacional de Babelsberg como lugar de rodaje".

Hanks, Bloom, Tarantino...

El último en expresar su admiración fue Tom Hanks: "Babelsberg, venir aquí para rodar en tus históricos estudios es la fantasía de todo estudiante de cine que se hace realidad para el director con experiencia. De Fritz Lang a ... Cloud Atlas!"

Similares fueron las palabras de Orlando Bloom cuando se trasladó a Berlín para trabajar en "Los Tres Mosqueteros". Y las de Tarantino: "¡Berlín es la mejor ciudad de Europa y Babelsberg, el mejor estudio! Rodamos genial aquí con estrellas alemanas impresionantes".

Denominado ya por algunos el nuevo Hollywood europeo gracias a películas como "Inglourious Basterds", de Tarantino, o "The Ghost Writer", de Polanski, es especialmente admirado por los estadounideneses.

Así lo asegura el portavoz del complejo, Eike Wolf. "Admiran nuestra larga historia. Y todo el que tenga algo que ver con la cinematografía, conoce Babelsberg". Y es que el complejo es testigo de algunos de los capítulos más convulsos de la historia europea, desde la época de los káiseres, a la República de Weimar, la depresión de los 20, la Alemania nazi o la extinta República Democrática Alemana (RDA).

"El nombre de Babelsberg es una bendición, pero por eso mismo, la presión es muy grande a veces", recuerda el director Carl L. Woebcken. "Cuando un centro cinematográfico tiene una importancia así, no puede salir nada mal".

Y es que la fama no es suficiente para atraer a los directores y productores, que sólo se deciden por un lugar cuando tienen apoyo económico para llevar a cabo exitosamente su trabajo.

Los fondos alemanes de promoción del séptimo arte, el DFFF ("Deutscher Filmförderfonds) juegan un papel clave a la hora de captar cineastas. No en vano, lograron que desde 2005, los días de rodaje "subvencionado" en la región se triplicaran a 2.100. "Cloud Atlas" consiguió hasta 1,5 millones de euros, una de las cifras más altas.

Pero pese a todos los grandes proyectos, Babelsberg no pudo escaparse de la crisis de 2011. "Cerraremos con pequeñas pérdidas", adelantó su director. "El negocio no es fácil y depende de muchas negociaciones y de decisiones de terceros".

2012, sin embargo, será un buen año, subraya confiado. A la celebración del centenario se suma una pequeña ventaja: el rodaje en Londres, gran competidor europeo, se complicará por la celebración de los Juegos Olímpicos. "Conseguir más proyectos internacionales sería el mejor regalo de cumpleaños para Babelsberg".

Y la atractiva oferta cultural de 2012 en Berlín y Potsdam brinda la mejor de las oportunidades.

DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda