1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Estrasburgo no descarta ausencia de UE de inauguración de Olímpicos

El Parlamento Europeo pidió hoy a la presidencia eslovena de turno de la Unión Europea (UE) que promueva una acción común de los 27 ante los Juegos Olímpicos de Pekín y no descartó la posibilidad de boicotear la ceremonia inaugural si las autoridades chinas no reanudan el diálogo con el Dalai Lama. En una resolución no vinculante aprobada hoy por amplia mayoría, los eurodiputados pidieron que la presidencia eslovena logre "una posición común de la UE en lo que se refiere a la asistencia de los Jefes de Estado y de Gobierno y del Alto Representante de la UE a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos".

"El texto recalca que la opción de no asistir debe quedar abierta en caso de que no se reanude el diálogo entre las autoridades chinas y el Dalai Lama", explica un comunicado lanzado hoy. La represión China a los manifestantes tibetanos, que la UE califica de "brutal", le está saliendo cara al gigante asiático, pues a los problemas para proteger el recorrido de la antorcha olímpica hay que sumarle las amenazas de muchos países e instituciones de no asistir a la ceremonia de apertura.

En la resolución parlamentara se insiste de nuevo en la condena "firme" de la actitud china y se exige la liberación de los manifestantes encarcelados cuando ejercían el "legítimo derecho a la libertad de expresión".

Los eurodiputados recuerdan en el texto que el Dalai Lama, desde su exilio en la India, no está pidiendo la independencia del Tíbet, sino una verdadera autonomía "política, cultural y religiosa", y abogan por la integridad territorial del gigante asiático, uno de los principales socios comerciales de la UE. En su debate del mes pasado sobre esta cuestión, hubo reacciones de todos los colores entre los parlamentarios, desde los que pedían un boicot total a los Juegos Olímpicos "porque también son un acto político" hasta los que optaron por una solución más moderada para no traicionar el espíritu olímpico.

Algunos gobiernos europeos, como el de Francia, Polonia o República Checa, ya han anunciado su intención de no acudir a la ceremonia. Varios países, entre ellos España, se oponen al boicot. Agencias