Estados Unidos conmemora el 11-S con preocupación | El Mundo | DW | 11.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Estados Unidos conmemora el 11-S con preocupación

Trece años después, Estados Unidos rindió hoy homenaje a las 2.977 víctimas de los atentados de 2001 conscientes de que la amenaza terrorista sigue presente, ahora de la mano de los yihadistas del Estado Islámico (EI).

"Han pasado trece años. Trece años desde que la paz de una mañana estadounidense se rompió. Trece años desde que nos arrebataron 3.000 preciosas vidas", dijo el presidente Barack Obama ante el Monumento a las víctimas del 11-S del Pentágono. "Trece años después de que mentes pequeñas y odiosas conspiraran para rompernos, Estados Unidos permanece en pie y orgullosa", dijo el presidente. "No importa las pruebas y los desafíos, Estados Unidos seguirá siendo Estados Unidos".

Las ceremonias en Nueva York, Washington y Pensilvania - donde esa mañana se estrellaron los cuatro aviones secuestrados por los terroristas de Al Qaeda- combinaron el duelo de las familias con el patriotismo estadounidense.

La lectura anual en la zona cero de Nueva York de los nombres de las víctimas de los atentados terroristas de las Torres Gemelas se vio interrumpida por cuatro momentos de silencio, que conmemoran el momento en que los aviones secuestrados se estrellaron contra cada una de las torres, en el Pentángono y en Pensilvania.

Discurso a la nación

Las ceremonias de conmemoración de los atentados terroristas del 11-S tuvieron lugar un día después de que Obama anunciara en un discurso a la nación que Estados Unidos liderará una coalición internacional que perseguirá "donde quiera que esté" al Estado Islámico con el objetivo de destruir a este grupo yihadista.

"Pequeños grupos de asesinos pueden hacer mucho daño. Ese fue el caso antes del 11 de septiembre y continúan siendo verdad ahora", dijo anoche en el discurso televisivo a la nación Obama, que reconoció que "llevará tiempo erradicar un cáncer como el Estado Islámico". Aunque Obama no mencionó durante su discurso en el Pentágono su plan para destruir al Estado Islámico, el fantasma del terrorismo sigue presente en las vidas de los estadounidenses.

Seis de cada diez estadounidenses (62 por ciento) se muestran preocupados por el alza del extremismo islámico en el mundo, el mayor porcentaje desde 2007, según un sondeo de opinión realizado por Pew Research. Y cinco de cada diez (53 por ciento) están muy preocupados por la posibilidad del aumento del extremismo islámico dentro de Estados Unidos.

LGC (dpa / AFP)