1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Estado Islámico se financia con la venta de cadáveres

Según el dominical alemán “Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung, los terroristas buscan financiar sus combates en Irak y Siria también a través de la venta de cadáveres de combatientes kurdos a sus familiares.

Los yihadistas del llamado Estado Islámico (EI) ofrecen los cuerpos sin vida de combatientes kurdos a los desesperados deudos por entre 10.000 (8.786 euros) y 20.000 dólares, indica el dominical alemán Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung.

Según el dominical, los terroristas han visto desplomar sus ingresos por contrabando de petróleo por los ataques de la coalición internacional que se ha formado en su contra y por la caída de los precios del crudo. Tampoco obtienen más dinero del comercio con antigüedades robadas, porque ya han saqueado los sitios y templos en su territorio y no han podido conquistar nuevas regiones.

Informes de servicios secretos agregan que la situación es similar en el caso de los bancos y las casas particulares en el autoproclamado "califato", en las que ya no queda nada que se pueda convertir en dinero.

Pagos de rescate por rehenes

Las penurias económicas han llevado a los terroristas a reducir el salario de los combatientes hasta en dos tercios. Según cálculos de los servicios de inteligencia, el "califato" necesita millones para pagar a sus milicias y montar su infraestructura.

En 2014, el subsecretario de Finanzas de Estados Unidos, David Cohen, calculó que el EI se embolsaba cerca de un millón de dólares por día a través de ventas ilegales de petróleo. Pero desde que es sometida a fuertes ataques, la milicia islamista enfrenta crecientes dificultades para mantener abiertas las rutas de contrabando entre Irak y Siria y hacia la frontera con Turquía.

Según estimaciones de la inteligencia alemana, a finales de noviembre de 2014 entraban solamente unos 300.000 dólares por día con la venta de crudo. La fuente más estable de ingresos parecen ser los pagos de rescate por rehenes secuestrados, especialmente de iraquíes y sirios. El grupo terrorista exige de las familias entre 500 y 1.000 dólares por su liberación.

VC (dpa, faz.net)