1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Está preparada la policía alemana?

Alemania todavía no ha sufrido atentados islamistas como el de Francia. ¿Qué pasaría? ¿Sabría reaccionar la policía? Frank Fiedrich, experto en seguridad, es cauteloso a la vez que optimista.

DW: Señor Fiedrich, tras los atentados de París y las alertas en Alemania se plantea la pregunta de si la policía alemana estaría preparada para tal escenario. Rainer Wendt, jefe del sindicato de policía, no estaba seguro ¿Qué diría usted?

Frank Fiedrich: Creo que hay que diferenciar dos cosas. Por una parte, los atentados de París y, por otra, la cancelación del partido en Alemania. En una se trata de prevención contra el terrorismo y en la otra de garantizar la seguridad en grandes eventos. Tomando en cuenta el número de policías habría que valorar si se necesitan más efectivos para aumentar la seguridad. Pero quizá podría tener sentido aumentar el personal para ayudar a la policía a realizar ciertas tareas relacionadas con la seguridad o asistirla en otro tipo de funciones rutinarias.

¿Puede y debe estar la policía más presente en eventos deportivos, mercados de Navidad, estaciones…?

Los estudios dicen que una mayor presencia de fuerzas de seguridad aumenta también la sensación de seguridad, por lo menos en la percepción subjetiva de la población.

¿Solo en la percepción?

No. También tiene carácter preventivo debido que habría que superar esas fuerzas que ya están allí disponibles. Además de las medidas técnicas, la presencia es uno de los mejores métodos para mejorar la seguridad. Tanto la sensación como la seguridad objetiva.

¿Coinciden los conceptos de seguridad de partidos, conciertos y otros eventos?

Desde la tragedia de la Loveparade de 2010, los conceptos de seguridad y la colaboración con los organizadores es cada vez más estricta en Alemania. Creo que, generalmente, en los partidos de fútbol se garantiza un nivel de seguridad bastante alto. La policía y los organizadores colaboran estrechamente. A pesar de ello, quizá tendrían que revisar los conceptos de seguridad debido a la amenaza terrorista. Pero en general, creo que en Alemania estamos bastante bien preparados.

¿Cómo sería el equilibrio de libertad frente a seguridad? En Hannover se canceló el partido y todos lo entendieron. Pero también se podrían provocar desórdenes en Alemania con solo algunos indicios…

Eso es cierto. A través de las amenazas de bomba y otros mensajes se puede comprometer enormemente a las fuerzas de seguridad. Y si eso se produce varias veces, aumenta el miedo entre la población. Como sociedad, siempre tenemos que ser conscientes de que no existe una seguridad del 100%. Habría que pensar dónde colocar el límite aceptado. Por ejemplo, bajo qué condiciones se aceptarían medidas como la video vigilancia en lugares públicos para aumentar la seguridad.

¿Y dónde se quieren poner esos límites?

En el debate público hay veces que no pasa nada y, de repente, aparecen voces muy críticas contra el almacenamiento de datos. Si después pasa algo, se pedirá más vigilancia. En Estados Unidos, los legisladores cambiaron tras el once de septiembre para aumentar la vigilancia. Entonces la sociedad lo aceptó. Actualmente, tanto en Estados Unidos como en Europa se cuestiona hasta dónde pueden llegar los derechos que otorgamos a los servicios secretos. Pero no existe una respuesta correcta sobre una medida. Siempre depende del contexto social y, para desarrollarla, hay que contar con la participación de todos los afectados, incluida la población, para alcanzar un objetivo común.

El ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble, ex ministro del Interior, apuntó que podría imaginarse enviar al ejército en un escenario como el de París. ¿Puede imaginárselo?

La intervención del ejército está muy reglamentada en la Constitución. Me podría imaginar algo así en caso de catástrofes naturales y en algunos escenarios de terrorismo. Pero esta bastante regulado por la ley.

El profesor Frank Fiedrich es experto en Seguridad de la Universidad de Wuppertal

DW recomienda