1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Espionaje, un dilema para Alemania y América Latina

En Alemania se piden mayores mecanismos para controlar a los servicios secretos, que espiaban a periodistas y funcionarios extranjeros. En América Latina, los espías también operan en un marco que requiere reformas.

Sede del BND, en Pullach.

Sede del BND, en Pullach.

Las revelaciones sobre actos de espionaje cometidos por el Bundesnachrichtendienst (BND) en contra de periodistas germanos ha desatado de nuevo la discusión sobre el papel de los servicios secretos en la democracia alemana.

BdT Deutschland Angela Merkel auf der Hannover Messe

Merkel: la confianza hacia el BND, minada.

El tema es especialmente delicado para este país. Mientras que la Geheime Staatspolizei, conocida como Gestapo, fue uno de los pilares del régimen nazi, el Ministerio de Seguridad Nacional, Stasi, era presentada como “el escudo y la espada del Estado” en la desaparecida República Democrática Alemana.

Aunque es válido, este trasfondo histórico no debe llevar a comparaciones. En los casos de la Gestapo y la Stasi se trató de una utilización anómala de un poderoso instrumento estatal por parte de regímenes totalitarios. La República Federal de Alemania, en cambio, es una democracia funcional.

Pero es por eso mismo que el papel de la BND ha causado honda preocupación en el gobierno alemán actual; después de todo, se trata de una violación a los derechos humanos en el sentido más clásico del término. Y no sólo eso: desde el punto de vista institucional constituye una intromisión del Estado en la labor de la prensa, en la cual se sustenta la libertad de expresión de una sociedad.

Merkel marca distancia

La propia canciller, Angela Merkel, marcó hoy una clara distancia de los métodos que utilizó el BND para espiar a periodistas del semanario Der Spiegel que, en concreto, mantenían contactos con diversos sectores de la sociedad afgana. Voceros del gobierno alemán declararon este viernes que los casos de espionaje “han minado la relación institucional de confianza” entre la cancillería y los servicios secretos alemanes.

Der stellvertretende Vorsitzende des Rechtsausschusses des Bundestages, Wolfgang Neskovic, BND-Chef Uhrlau vor Kontrollgremium

Diputados como Wolfgang Neskovic retiraron la confianza al BND.

Este asunto también ha tenido repercusiones internacionales. El BND intervino comunicaciones entre periodistas de Der Spiegel con funcionarios afganos como el ministro de Industria y Comercio, Amin Farhang. Éste dijo al periódico alemán Neue Osnabrücker Zeitung que aún espera una disculpa del gobierno alemán por estos hechos.

También manifestó que su vida peligra. “Con la absurda suposición de que soy un doble agente, se me ha puesto a mí y a mi familia en grave riesgo. Mañana podían matarme a sangre fría en la calle”, dijo el funcionario.

Ya hay consecuencias

La actual gestión de los servicios secretos alemanes, bajo la conducción de Ernst Uhlau, se tambalea. Antecesores de este funcionario, como Bernd Schmidbauer (que igualmente fue criticado en su tiempo por emplear métodos poco ortodoxos de investigación) han exigido mecanismos más eficientes de control para evitar que se presenten más casos como éstos.

Deutschland Medien Ulrich Tilgner von BND abgehört

Ulrich Tilgner, uno de los periodistas espiados.

En el Parlamento Alemán, Bundestag, existe una comisión específica para los servicios secretos. El organismo sostuvo este jueves una reunión de emergencia en la que “se le retiró la confianza” al BND. Pero Uhrlau, por el momeno, se mantiene en el cargo.

Así, el caso de los periodistas de Der Spiegel pone de manifiesto que los controles actuales no son suficientes; por ello se pide la creación de un organismo con mayores atribuciones para ejercer un control efectivo sobre los espías germanos.

¿Cómo se discute el tema del espionaje en América Latina? Siga leyendo...

DW recomienda