Espionaje: periodista promete vengarse filtrando más material | El Mundo | DW | 19.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Espionaje: periodista promete vengarse filtrando más material

El periodista Gleen Greenwald, amigo de Edward Snowden, dijo que Reino Unido “lamentará” haber retenido por nueve horas a su pareja en el aeropuerto de Heathrow.

“Me quedé en una sala, hubo seis agentes diferentes entrando y saliendo, hablando conmigo. Me hicieron preguntas sobre mi vida entera, sobre todo. Se llevaron mi computadora, mi celular, mis tarjetas de memoria, todo”. Con esas palabras definió el brasileño David Miranda el infierno que pasó en el aeropuerto de Heathrow, en Londres, donde estuvo nueve horas retenido sin razón aparente.

Miranda, que es pareja del periodista británico Glenn Greenwald, quien difundió en el diario The Guardian las filtraciones suministradas por el exagente estadounidense Edward Snowden, fue retenido la madrugada de este lunes (19.09.2013) en ese terminal aéreo cuando hacía escala en un vuelo entre Berlín y Río de Janeiro. Según Miranda, recién fue liberado y le devolvieron su pasaporte cuando empezó a gritar en medio del aeropuerto.

Miranda, de 28 años, dijo al aterrizar en Río que esperaba que “el gobierno brasileño haga algo, porque uno no sabe lo que está sucediendo de verdad”. El joven estuvo retenido en virtud de una ley antiterrorista que, según dijo el gobierno británico, se aplica cuando así lo determina la policía. Al brasileño no se le permitió consultar a un abogado y solamente se autorizó una llamada, gestionada por un agente.

Greenwald: “Se van a arrepentir”

En declaraciones al programa "Fantástico" de TV Globo, Greenwald explicó que Miranda viajó a Berlín para llevarle documentos a Laura Poitras, la documentalista que recibió en primera instancia los informes filtrados por Snowden. El joven brasileño llevaba de vuelta otros documentos del exagente de la NSA, los cuales estaban guardados en un archivo electrónico al que sólo se accede con contraseñas.

Greenwald aseguró que lo ocurrido es un intento de intimidación y amenazó con revelar informaciones "más agresivas" sobre el sistema de espionaje británico. “Creo que se van a arrepentir de lo que hicieron. Voy a hacer reportajes mucho más agresivos, voy a publicar muchos más documentos que antes. Voy a publicar muchas cosas también sobre Reino Unido. Ahora mi foco va a estar también allí”, advirtió el periodista.

Por su parte, el gobierno brasileño reaccionó en voz de su ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, quien dijo que “seguimos presenciando algunos desmanes y desvíos en este tema del combate al terrorismo”. Patriota adelantó que conversará con su colega británico, William Hague, y calificó de “injustificable” la detención del ciudadano brasileño. En horas de la tarde, Washington emitió un comunicado asegurando que ellos no pidieron que se interrogara a la pareja de Greenwald. “Es una decisión que tomaron ellos”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

El diputado del opositor Partido Laborista británico, Keith Vaz, afirmó a la BBC que pediría explicaciones a la policía. “Lo que es insólito es que supieran que era el compañero (de Greenwald) y por lo tanto está claro que la gente que está directamente involucrada está siendo buscada, pero también sus parejas”, dijo el parlamentario. Por su parte, Amnistía Internacional afirmó que la detención de Miranda era un “acto de venganza injustificado”.

DZC (dpa, Reuters)