Espionaje, ¿peor en Gran Bretaña que en Estados Unidos? | El Mundo | DW | 22.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Espionaje, ¿peor en Gran Bretaña que en Estados Unidos?

Primero fue la Operación Prism, en Estados Unidos. Ahora es Tempora, en Gran Bretaña. Las revelaciones de Edward Snowden sobre el vasto programa de espionaje estatal en Gran Bretaña superan los temores de los europeos.

Radares en Menwith Hill, Yorkshire, monitorean intercambio de informaciones para la GCHQ.

Radares en Menwith Hill, Yorkshire, monitorean intercambio de informaciones para la GCHQ.

La publicación de la Operación Tempora, el nuevo escándalo de los programas de vigilancia en las redes de Gran Bretaña, y que coopera con Estados Unidos, ha sido recibida con frialdad entre políticos y medios en Londres. Pero la información, publicada por el diario The Guardian, ha causado conmoción en Europa y entre los activistas de la red y las organizaciones de derechos humanos.

Según Guardian, la agencia de vigilancia británica GCHQ intervino cables de fibra óptica que transportan el tráfico internacional de telefonía e Internet y ha compartido grandes cantidades de información personal con la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos. La información está basada en revelaciones de Edward Snowden, contra quien fue dictada una orden de captura este 22 de junio.

Tres agencias de espionaje

Edward Snowden: EE.UU. ordenó su captura.

Edward Snowden: EE.UU. ordenó su captura.



El Reino Unido tiene tres servicios secretos: uno que actúa dentro del país (MI5), otro en el extranjero (MI6) y la agencia Government Communications Headquarters, (GCHQ), que se ocupa de campos técnicos.

El origen de la GCHQ data de la Primera Guerra Mundial. Pero sobre todo en la Segunda Guerra Mundial fue de gran importancia con las técnicas de descifrado que aplicaron y desarrollaron. Actualmente la GHCQ se ocupa, sobre todo, de recabar y valorar datos y otros métodos de espionaje técnico. El servicio cuenta con unos 5.500 trabajadores. La sede se encuentra en la localidad inglesa de Cheltenham.

A pesar de las dimensiones del escándalo, en Gran Bretaña tanto la clase política como los medios no parecen muy preocupados. “Los servicios secretos, con su actuación, pudieron desmantelar varias células terroristas en Londres y Luton antes de que éstas lograran poner en marcha sus planes de atacar”, afirmaba este 22 de junio el canal de televisión "Sky".

¿Más malos que los “malos”?

“La GCHQ es peor que la NSA, de Estados Unidos", sostiene, por su parte, Edward Snowden, el especialista en redes que hasta hace poco trabajaba a través de una subcontrata para la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos y que hoy se encuentra en la clandestinidad.

Sin embargo, el gobierno británico de Cameron ha rechazado acusaciones de que se había hecho uso de informaciones del servicio secreto estadounidense NSA. “Oficialmente, ha actuado en el marco de la ley”, es la tónica dada por Londres. El ministro de Asuntos Exteriores, William Hage, se remitió durante su comparecencia parlamentaria a la llamada “Regulation of Investigatory Powers Act” (RIPA). De acuerdo con esta disposición, los datos sólo se pueden revisar con la aprobación de las más altas instancias.

Reacciones: preocupación de activistas y Alemania

Ver el video 01:39
Now live
01:39 minutos

Nuevas declaraciones de Snowden.

"Si la GCHQ, en el marco de una impresionante acción de recolección de datos, realmente supervisa la comunicación de un gran número de personas inocentes, me pregunto en qué tipo de orden encaja que para cada una de las escuchas haya una justificación individual", apunta, por su parte, Nick Pickles, de la ONG Big Brother Watch. “Nos acercamos peligrosamente a un banco de datos central de todos nuestros registros de comunicación en Internet, en parte incluso de sus contenidos, advirtió Pickles.

Para Shami Chakrabarti, de la organización de derechos humanos Liberty, "es triste que esto suceda en democracia”, como dijo a la BBC.

Ministra alemana: "Una catástrofe"

En Alemania, “el Gobierno considera el caso muy seriamente”, dijo, a su vez, el portavoz Georg Streiter al periódico Frankfurter Allgemeinen Sonntagszeitung.

El caso de espionaje internacional en Gran Bretaña es considerado por la ministra germana de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, como "una catástrofe”. Es más, “las acusaciones contra Gran Bretaña parecen una pesadilla hollywoodesca”, agregó la ministra del partido liberal alemán FDP, quien exigió el inmediato esclarecimiento de este tema por las instituciones de la Unión Europea.

Autor: José Ospina-Valencia
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema