1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Expedición

Especies viajeras

No todos los animales ni plantas son originarios de las regiones que habitan en la actualidad. Sino todo lo contrario, el mundo está lleno de especies alóctonas. La mayoría enriquecen su nuevo biotopo, pero a veces provocan daños devastadores a nivel económico y ecológico.

En casi todos los ecosistemas se pueden encontrar flores, árboles, insectos, mamíferos, peces o pájaros, que la madre naturaleza había previsto y equipado para otras zonas. Algunas especies son introducidas en un biotopo ajeno para solucionar problemas, por ejemplo, combatir ciertos parásitos; mientras que otras llegan casualmente, en troncos de árboles o en los maleteros de los autos. Desde que es posible transportar mercancías por barco o avión a cualquier parte del mundo, los animales y plantas han conquistado nuevos ecosistemas a una velocidad vertiginosa. El descubrimiento de América en 1492, por Cristóbal Colón, dio comienzo a un intenso tráfico marítimo entre Europa y América, y aquellas especies que a partir de entonces encontraron un nuevo espacio vital se conocen como “especies exóticas” o “neobiota”.

La mayoría de ellas se adaptan a su nuevo entorno sin complicaciones, pero algunas se convierten en un grave problema. Aquellas especies que provocan daños en su nuevo biotopo se denominan especies exóticas invasoras, o EEI. Especialmente cuando no tienen ningún depredador natural, pueden representar un gran peligro para la biodiversidad existente. La UICN, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, describe las consecuencias como “inmensas, malignas y normalmente irrevocables”. Los expertos aseguran que estos bioinvasores, como también se les suele llamar, son responsables de la extinción de cientos de especies en todo el mundo. Y eso no es todo, también causan enormes problemas económicos.

Según la organización ecologista alemana BUND, la Unión Europea invierte entre 9.600 y 12.700 millones de euros anuales en contrarrestar los daños provocados por las especies exóticas invasoras. Sin embargo, aunque parezca mentira, la mayoría de estas especies enriquecen su nuevo hábitat.