1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

España vence a Alemania, gana la Eurocopa y acaba con la maldición

Alemania y España protagonizaron una final digna de la Copa Euro 2008. En un encuentro brillante técnica y estratégicamente, los ibéricos se impusieron justamente a Alemania y son campeones de la Copa Euro 2008.

default

Así se rompían 44 años sin títulos para España.

El partido comenzó con espacios muy reducidos pero fue el cuadro español el que mostró mayor nerviosismo cuando precisamente Sergio Ramos, uno de los hombres clave del equipo ibérico, casi regaló el balón a Miroslav Klose, que para fortuna de los rojos se dejó ganar en el ultimo paso antes del gol.

Fußball Euro 2008 Finale Deutschland Spanien Torres Tor

Torres festeja el primer gol del partido.

El comienzo fue alemán

Alemania comenzó mejor que en el partido contra Turquía, trazando avances sólidos y manteniendo el dominio del balón sin darle a los españoles oportunidad de construir su juego.

Ballack intentó avances por al izquierda e hizo ver mal a Puyol en el minuto siete. Parecía que la selección española, incluso con jugadores en apariencia inquebrantables, se tambaleaba frente a la muralla blanca germana.

Las llegadas, en todo caso, corrían exclusivamene a cargo de los alemanes hacia el minuto 10. La estrategia consistía en llevar un juego semilento en la media cancha, apretando fuerte y a gran velocidad en el último tramo. El marcado cambio de ritmo y la movibildad de los alemanes eran la razón del desconcierto español en ese inicio del partido final.

Fußball Euro 2008 Finale Deutschland Spanien Torres Tor

Enorme, la acción del delantero del Liverpool.

Otra clave fue la efectividad en el pase, que casi siempre llegaba a su destino, y la victoria en los duelos individuales. El partido perfecto para Alemania, hasta ese momento.

La historia cambia

Tuvieron que pasar 14 minutos para que España llegara a arco germano, por falla defensiva que al final paró Lehmann.

Se diría que la falta de Villa despojaba al cuadro español de profundidad. Pero en cuanto apareció a media cancha con Iniesta y Silva en la labor de construcción, las cosas comenzaron a cambiar poco a poco.

Torres llegó al área al minuto 18 con espacio adecuado pero exhibió el que había sido su mayor pecado en la Eurocopa: la especulación. Quiso hacer dos cosas al mismo tiempo y acabó perdiendo la posesión fente a Mertesacker.

Para el minuto 22, el equipo de Luis Aragonés estaba de vuelta en la posesión del partido, y prueba de ello fue el cabezazo de Torres, a jugada muy bien construida, que se fue a estrellar en el poste izquierdo de la portería de Lehmann. La jugada devolvía a los rojos al partido pero, lo más importante es que ahora el comando lo tenía el cuadro ibérico.

Fußball Euro 2008 Finale Deutschland Spanien Michael Ballack

Ballack peleó como los grandes durante todo el encuentro.

No obstante, había un flanco débil y ése era el sector defensivo derecho, correspondiente a Sergio Ramos, comisionado para neutralizar personalmente a Podolski. Por ahí entraron constantemente los ataques alemanes. Tenía que intervenir Puyol al relevo para cubrir por completo los vacíos que se creaban por ese sector. Y sin Puyol, se abría otro vacío, ahora en la defensiva central.

Torres deja de especular: 1 a 0

Al minuto 32, Torres superó a Lahm luego de una tremenda combinación y punteó la esférica frente a Lehmann. Ya con el esacio abierto, el delantero del Liverpool tiró -ahora sí de primera intención- apenas por encima del arquero y depositó el balón en el fondo de la cabaña.

La furia española no se daba por satisfecha: seguía creando avances importantes por ahora fue Silva quien falló, una vez por precipitarse a largar de bolea.

Los alemanes salieron notablemente presionados a la segunda mitad, con una medida inusualmente drástica: sacar a Philip Lahm para meter a otro del Bayern München: Marcell Jansen.

Aguantar el marcador

La primera oportunidad del segundo tiempo correspondió a España, como producto de su dominio territorial y psicológico del partido.

Al 55, una calca de la jugada de gol estuvo a punto de acabar igual, pero ahora Lehmann alcanzó a tapar. El duelo individual fue ganado por el español, de tal modo que el sacrificio de Lahm parecía no haber servido de nada.

Fußball Euro 2008 Finale Deutschland Spanien Gelbe Karte für Ballack

Por momentos, la final fue ríspida.

Al 75, el técnico Löw decidió jugarse el todo por el todo, sacando a Hiztlsperger para ingresar al punta Kevin Kuranyi. Con ello, Ballack también entró al partido y Alemania pudo renacer, por lo menos anímicamente.

Jansen comenzó a ganar balones, y el técnico Aragonés ajustó de inmediato: Xabi Alonso entró por Cesc Fabregas al 63. Y no sólo eso. Luego de una acción controvertida, en intercambio de cabezazos entre Podolski y Silva, el entrenador español sacó a éste y metió a Santi Cazorla en el 66.

Fórmula precisa

Con eso se neutralizó la arremetida teutona. Gomez por Alemania y Güiza por España constituyeron el enroque definitivo al minuto 78. Los españoles optaban por la movilidad, mientras Alemania acentuaba aún más la apuesta.

El guión del partido se resumió entonces en el aguante ibérico ante unos tímidos intentos alemanes. Kuranyi fauleaba constantemente a Senna hasta que se llevó la tarjeta amarilla en el 87.

En medio de la tensión, con tres minutos de prórroga, el marcador no cambió y el campeonato fue para España.

Fußball Euro 2008 Finale Deutschland Spanien spanischer Jubel

Estalló el júbilo entre los aficionados españoles.

Ninguno de los dos cuadros fue perfecto. Alemania mostró su rostro habitual, sin grandes ideas ofensivas (excepción fue el brillante partido contra Portugal), mientras que España flaqueó en la defensiva, sobre todo con Sergio Ramos y un Puyol titubeante.

Pero el balance general es otro. España se mostró uniforme a lo largo de todos sus partidos, con una técnica individual y una estrategia soberbias. Ganó sin duda el mejor equipo de la Copa Euro 2008, que al mismo tiempo dejó atrás la maldición de 44 años sin títulos. El silbatazo del juez italiano acabó con el fatalismo histórico. Luego de 44 años, quedó atrás aquello de que "España jamás gana nada". El fútbol, por una vez, fue santuario de justicia.

DW recomienda