″España no necesitará recurrir a rescate ni de la Unión Europea ni del FMI″ | Europa | DW | 15.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

"España no necesitará recurrir a rescate ni de la Unión Europea ni del FMI"

España no va a tener que recurrir a un rescate de la Unión Europea (UE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), a pesar del nivel récord alcanzado hoy por la prima de riesgo española, aseguró en Bruselas el secretario de Estado español para el bloque europeo, Diego López Garrido. "España no va a necesitar ningún rescate. España tiene una economía sólida y solvente. España ha hecho sus deberes", comentó el secretario de Estado español para la Unión Europea. "España, así lo ha reconocido el Consejo Europeo, ha hecho lo que tenía que hacer. Y las dificultades que pueda haber, las subidas del spread -el mayor precio de las emisiones de deuda- tienen que ver con esta situación coyuntural de inestabilidad financiera", agregó el político socialista. "No es esperable en absoluto que España necesite ningún tipo de rescate para nada. Ni tampoco Italia. Es una economía solvente también, que ha tenido una gran parte de inestabilidad política, que está en trance de resolverla. Esperemos que esta misma semana haya ya Gobiernos consolidados en Grecia y en Italia", subrayó López Garrido. Los mercados volvieron a cebarse hoy con la deuda soberana española, por lo que la prima de riesgo de España, es decir, el diferencial de rentabilidad entre los bonos a diez años de Alemania y España, superó en la mañana de hoy los 450 puntos básicos, su máximo nivel desde la introducción del euro. El interés del bono español subió al 6,271 por ciento, muy cerca de su máximo histórico del 6,293 por ciento registrado el pasado 18 de julio. Como consecuencia de la subida de la prima de riesgo, el Estado español tendrá que pagar hoy intereses más altos en una nueva subasta de letras a 12 y 18 meses, con la que el Tesoro espera ingresar entre 2.500 y 3.500 millones de euros. dpa