1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

España: los obispos eligen presidente

Corren tiempos electorales en España, también para la Iglesia. La semana próxima, unos días antes de los comicios generales, la Conferencia Episcopal (CEE) elegirá a su nuevo presidente.

default

Cardinal Antonio María Rouco Varela: ¿el regreso de un conservador?

Todo apunta a que después de tres años de mandato del moderado obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, volverá al poder el conservador arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, azote del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en estos últimos años.

El liderazgo de Blázquez, de 65 años, parece llegado a su fin. Hace tres años se impuso por poco al poderoso Rouco Varela, presidente de la CEE entre 1999 y 2005. En realidad no llegó a imponerse: obtuvo 40 votos frente a 51 de Rouco. Pero como los estatutos obligan a que un tercer mandato consecutivo esté respaldado por dos tercios de los votos (52), Blázquez se hizo con el mando.

Esta vez, al arzobispo de Madrid le valdrá simplemente la mayoría. A votar entre el 3 y el 7 de marzo están llamados 78 obispos. Y entre ellos "el modelo prevalente es Rouco", dice un conocedor del funcionamiento de la CEE. El arzobispo de Madrid, gallego de 71 años, es amigo del papa Benedicto XVI, con el que conversa en un muy buen alemán aprendido en la universidad de Múnich, donde conoció a Joseph Ratzinger y donde realizó su tesis sobre "Estado e Iglesia en la España del siglo XVI".

De Rouco se dice que es el obispo español con más poder en Roma de la historia contemporánea. Y aunque fue desbancado por Blázquez hace tres años, su influencia se ha mantenido. Pese a la moderación de Blázquez -el primer obispo que preside una conferencia episcopal europea sin ser cardenal-, la jerarquía católica ha dado en los últimos tiempos un giro hacia el sector, con los más conservadores, los de Rouco, ganando terreno a los moderados, en gran parte gracias a movimientos de ficha desde El Vaticano.

¿Hacia un conflicto Iglesia-gobierno?

La línea dura ha quedado patente durante los cuatro años de gobierno socialista, muy criticado continuamente por la jerarquía católica en consonancia con el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy. De regresar Rouco a la presidencia de la CEE y repetir triunfo Zapatero, el enfrentamiento Iglesia-Gobierno será abierto.

Los obispos han acusado al Ejecutivo de acabar con la familia con leyes como la que acelera los trámites del divorcio y la que permitió el matrimonio homosexual. De hecho, 18 obispos, uno de ellos Rouco, salieron en 2005 en manifestación contra la norma cuando estaba siendo tramitada en el Parlamento. Denuncian además una "ofensiva laicista" por parte del gobierno y han instado a la desobediencia civil frente a Educación para la Ciudadanía, una asignatura que pretende fomentar valores ciudadanos y constitucionales y que ellos consideran una "imposición" moral.

Y eso pese a que el Ejecutivo de Zapatero ha renunciado en estos cuatro años a revisar los acuerdos con la Santa Sede, a legislar sobre la eutanasia y a ampliar a un cuarto supuesto la ley del aborto, en contra de lo que había anunciado, además de haber convertido en definitivo un sistema de asignación tributaria que nació como transitorio hasta que la Iglesia llegase a autofinanciarse.

Desde la radio que poseen los obispos, la COPE, los ataques y las descalificaciones contra el gobierno han sido una constante, sobre todo por parte de su locutor estrella, Federico Jiménez Losantos.

La Iglesia Católica llama a no votar por Zapatero

Los últimos episodios del enfrentamiento se vivieron hace poco. El 30 de diciembre se celebró en Madrid una concentración "por la familia cristiana" convocada por el cardenal de Madrid, en la que el propio Rouco y otros prelados conservadores acusaron al gobierno de Zapatero de conducir hacia la "disolución de la democracia" y de dar "marcha atrás respecto a la Declaración de Derechos Humanos". Hubo quien habló de campaña electoral de Rouco de cara a la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal que comienza el lunes.

El 31 de enero llamaron a los católicos a no votar al Partido Socialista (PSOE) de Zapatero en las elecciones generales que España celebra el 9 de marzo, además de criticar, entre otras cuestiones, el malogrado proceso de diálogo del gobierno con ETA.

"El problema de Ricardo Blázquez", dice sobre el obispo de Bilbao un conocedor del tema, "es que no ha podido asentar su posición, ni imponer la alternativa templada en la que también se encuentran obispos como Carlos Amigo, de Sevilla, Luis Martínez Sistach, de Barcelona", y algunos seguidores del ex arzobispo de Madrid Vicente Enrique y Tarancón, quien encabezó al frente de la CEE la apertura de la Iglesia tras el franquismo.

DW recomienda