España desafía a Bruselas e incumplirá en 2012 el déficit pactado | Europa | DW | 02.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

España desafía a Bruselas e incumplirá en 2012 el déficit pactado

España no cumplirá con el objetivo de déficit público pactado para este año con la UE: Mariano Rajoy anunció un 5,8 por ciento de déficit, 1,4 puntos más que el 4,4 por ciento del PIB acordado.

Spain's Prime Minister Mariano Rajoy speaks during a media conference at an EU Summit in Brussels on Friday, March 2, 2012. The leaders of 25 European states have signed a new treaty designed to prevent the 17 euro countries from running up huge debts in order to prevent a repeat of the current crisis afflicting the single currency zone. Of the 27 European Union states, only Britain and the Czech Republic decided not to sign the treaty. (Foto:Thierry Charlier/AP/dapd) <<

Mariano Rajoy

España no va a cumplir con el objetivo de déficit público pactado para este año con la Unión Europea (UE): el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, anunció hoy que se cerrará el año en un 5,8 por ciento, 1,4 puntos por encima del 4,4 por ciento del PIB que se había establecido en ese pacto.


La razón del incumplimiento es que la sombría situación económica que atraviesa el país va a empeorar aún más este 2012, según el cuadro macroeconómico aprobado hoy por el Ejecutivo conservador.


La economía española, que entra en recesión este primer trimestre del año, se contraerá un 1,7 por ciento en todo 2012 y el desempleo rozará el umbral de los seis millones de personas sin trabajo, trepando hasta una tasa del 24,3 por ciento.


España ha intentado mover a la UE a flexibilizar el objetivo de déficit que en su día pactó el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero con unas previsiones económicas menos malas (crecimiento del 2,3 por ciento), pero no lo ha logrado hasta ahora, por lo que el anuncio de hoy de Rajoy supone un desafío a Bruselas.

Y fue justo allí, en la capital belga, donde el presidente del gobierno español hizo el anuncio, mientras su consejo de ministros aprobaba esa cifra y las demás en su reunión en La Moncloa. De hecho, Rajoy ni siquiera se lo consultó a sus socios europeos, con los que estuvo reunido hasta poco antes de su rueda de prensa.

Una decisión soberana de España

"No he consultado a los líderes europeos y a la Comisión se lo contaré en abril. No tengo que hacerlo. Es una decisión soberana de España", manifestó. Su anuncio encontró en Madrid el respaldo del líder de la oposición. Rajoy "ha dado un paso en la dirección correcta", lo saludó el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba.


El jefe del Ejecutivo español, no obstante, no se expresó en términos de incumplimiento y se agarró a las recomendaciones de la Comisión Europea de ir reduciendo el déficit excesivo en un 1,5 por ciento de media anual. "La intención es alcanzar un 3 por ciento en 2013" y cumplir así con el Pacto de Estabilidad de la UE, dijo.

El objetivo de déficit público del 4,4 por ciento era ya una meta difícil de cumplir para un país en la situación de España y se confirmó ya prácticamente como imposible cuando el Ejecutivo anunció este lunes que 2011 terminó con un déficit público del 8,51 por ciento frente al 6 por ciento comprometido.


Para bajar de un déficit público del 8,51 por ciento del PIB al 5,8 por ciento, el gobierno tendrá ahora que hacer un ajuste de 15.000 millones de euros (casi 20.000 millones de dólares), que se sumarán a otros 15.000 millones que ya ajustó en diciembre, poco después de llegar al poder.


España está inmersa en la peor crisis de su historia reciente y de momento, no sólo no hay indicios de mejoría, sino que las señales apuntan a un agravamiento de la situación.


Ése es el escenario sobre el que trabaja el gobierno de Rajoy de cara a los presupuestos generales del Estado que presentará el próximo 30 de marzo. La economía se contraerá un 1,7 por ciento y el desempleo rozará el umbral de los seis millones de personas sin trabajo, trepando hasta una tasa del 24,3 por ciento.


"Es un cuadro realista. Este gobierno no va a generar nunca falsas expectativas", dijo el ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Palacio de La Moncloa.

Una fuerte contracción económica

La previsión del gobierno español es peor que la de la Comisión Europea, que estimó en el 1 por ciento la caída de la economía española en 2012. Sí está en línea con las previsiones del Banco de España y del Fondo Monetario Internacional, que apuntan
respectivamente a una contracción del 1,5 y 1,7 por ciento.


Según el ministro de Economía, el PIB de España caerá en los dos primeros trimestres de este año, después de haberlo hecho ya en el último de 2011. En el tercero podría superarse la recesión con un crecimiento leve, aunque no habrá crecimiento claro hasta los últimos tres meses de este año.


La peor cara de la grave crisis económica en la que España está sumida desde hace cuatro años es el alto desempleo, el mayor de toda la UE. Lejos de mejorar, el problema se agravará este año, cuando se destruirán 630.000 empleos netos.


Sumando esa cifra a los casi 5,3 millones de personas sin trabajo que hay ahora mismo en el país, un nivel ya de por sí histórico, la conclusión es que en este 2012 se va a rozar la frontera de los seis millones de desempleados, con una tasa de desempleo del 24,3 por ciento.


España acaba de hecho de cerrar el peor mes de febrero desde 2009, el año más grave para el mercado laboral español. El número de personas sin trabajo aumentó el mes pasado en 112.269, según informó hoy el Ministerio de Empleo. Este dato es el primero desde la entrada en vigor de la reforma laboral del gobierno de Rajoy, que abarata y
facilita el despido y permite a las empresas la rebaja de salarios.


dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda