1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

España continúa exigiendo la creación de eurobonos

España ratifica su posición favorable a la creación de eurobonos para consolidar la unión económica europea, pero reconoce que aún es temprano para creer que la propuesta pueda materializarse.

La creación de los eurobonos (títulos de deudas europea) es el final del camino y no el principio.

La creación de los eurobonos (títulos de deudas europea) es "el final del camino y no el principio".

La creación de los eurobonos (títulos de deuda europea) es "el final del camino y no el principio", dijo el portavoz del gobierno español, José Blanco, al comentar el rechazo a tal medida expresada en la víspera por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, en su reunión en París.

Blanco, quien también se desempeña como ministro de Fomento en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, dijo a la cadena pública Radio Nacional de España que antes de pensar en la creación de eurobonos es necesario comenzar a establecer los criterios de un "verdadero" gobierno económico europeo propuesto por Sarkozy y Merkel.

Según el ministro español, avanzar en la gobernanza económica europea y una política fiscal común es bueno para la superación de la crisis y "debilita a los especuladores".

Respecto a la introducción de una tasa a las transacciones financieras en la Unión Europea, otra de las propuestas pactadas por los mandatarios de Francia y Alemania, Blanco recordó que el gobierno de Zapatero ya se había pronunciado a favor de esta medida para reducir el déficit público durante la presidencia española de la Unión Europea en el primer semestre de 2010.

Inflación baja al 2,5 por ciento en la zona euro

Mientras tanto, la inflación anual de los 17 países de la zona euro bajó ligeramente al 2,5 por ciento en julio, según informó hoy en Luxemburgo la Oficina de Estadísticas Europea, Eurostat.

En junio la tasa de inflación anual fue del 2,7 por ciento, mientras que en julio de 2010 se situó en un 1,7 por ciento.

El retroceso del índice de precios al consumo refleja la ralentización de la economía global y se debe ante todo a la caída en los costes de la ropa y las telecomunicaciones.

La tasa de inflación sigue estando por encima de la recomendada por el Banco Central Europeo (BCE), del 2 por ciento.

En el conjunto de la Unión Europea, la inflación también bajó en julio hasta el 2,9 por ciento, después de haber llegado al 3,1 por ciento en junio.

Las mayores tasas se registraron en Estonia (5,3%), Rumania (4,9%) y Lituania (4,6 %). Las menores fueron las de Irlanda (1,0%), Eslovenia (1,1%) y Suecia (1,6%). Alemania registró una tasa del 2,6por ciento y España del 3,0 por ciento.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda