1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Escándalo impositivo

El presidente del gigante logístico Deutsche Post, Klaus Zumwinkel, está en la mira de la Justicia por presunto delito de multimillonaria evasión impositiva.

default

Klaus Zumwinkel (medio) sale de su casa en compañía de su abogado (izq.).

La Policía sorprendió hoy a Zumwinkel, de 64 años, con registros tanto en su domicilio particular, en Colonia, como en sus oficinas en Bonn. A las seis y media de la mañana comenzó el operativo ante la villa del ejecutivo en uno de los mejores barrios de Colonia. Finalmente Zumwinkel permitió voluntariamente la entrada a los funcionarios, que se lo llevaron para interrogarlo.

La Fiscalía de Bochum, encargada del caso, recibió anónimamente un CD con detalladas cifras y sumas de casos de supuesta evasión impositiva. Zumwinkel no es el único implicado en los presuntos manejos, pero sí la persona más prominente.

Deutschland Wirtschaft Post Posttower in Bonn Klaus Zumwinkel verhaftet

La Torre Deutsche Post en Bonn: niebla sobre su presidente.

La evasión tuvo lugar, según han divulgado medios de comunicación alemanes, a través del LGT - Wealth & Asset Management Group, del Principado de Liechtenstein.

La fiscalía en Bochum, especializada en delitos económicos y a cargo de las investigaciones, informó en un escueto comunicado publicado varias horas después, que Zumwinkel habría evadido una suma cercana al millón de euros (1,45 millones de dólares) por no declarar debidamente fondos depositados en fundaciones en Liechtenstein.

En libertad bajo fianza

Una orden de detención preparada por un juez fue dejada en suspenso, después de que el alto ejecutivo depositara "una suma significativa" de dinero como adelanto a la probable multa que se le aplicará. El monto exacto de la fianza no trascendió.

El canal de televisión ZDF había asegurado previamente que el monto evadido a través de las fundaciones en el pequeño país ubicado en la zona fronteriza entre Austria y Suiza sumaba unos 10 millones de euros (unos 14,5 millones de dólares).

Liechtenstein es uno de los llamados paraísos fiscales europeos por los mínimos cánones impositivos que tiene. De acuerdo con otros medios, Zumwinkel planeaba desviar parte del dinero a las Islas Caimán o a Asia.

El principal accionista de la Sociedad Anónima Deutsche Post, los ex Correos Federales Alemanes, es el Gobierno alemán. Un portavoz gubernamental no quiso comentar en detalle la medida de la Fiscalía, pero sí aseguró que “de confirmarse las acusaciones, el Sr. Zumwinkel no permanecerá ni un minuto más al frente de la empresa”.

La bolsa reaccionó positivamente

Un portavoz de Deutsche Bundespost se manifestó sorprendido por la detención de Zumwinkel, pero no quiso comentarla, “ya que se trata de una cuestión que atañe privadamente al Sr. Zumwinkel, pero no afecta a la empresa”.

En la bolsa, el precio de las acciones de Deutsche Bundespost aumentó un tres por ciento. Los inversionistas parecen especular con un pronto relevo del alto ejecutivo y evidentemente cuentan con mejores tiempos para el grupo logístico. Mañana, Zumwinkel se reintegrará a sus tareas habituales, por cuánto tiempo, nadie sabe.

Además de ser presidente del directorio de Deutsche Post, Zumwinkel ocupa otros varios cargos influyentes en diversas empresas de primera línea. Preside los consejos de vigilancia del banco postal Postbank y del gigante de telecomunicaciones Deutsche Telekom.

Zumwinkel no proviene justamente de una familia modesta. Del padre heredó diez grandes tiendas y catorce tiendas de descuento.

No es la primera tormenta

El ejecutivo ya tuvo que soportar una tormenta de críticas hace pocos meses cuando se conoció que había vendido acciones de Deutsche Post por un valor de 4,73 millones de euros (6,85 millones de dólares) poco antes de que la empresa adoptara la decisión de aceptar sueldos mínimos para el sector.

Deutsche Post se convirtió en los últimos años en una de las empresas líderes en el sector de la logística. Con sus subsidiarias, que incluyen entre otras a la empresa DHL, emplea a medio millón de personas en casi 200 países.

El caso Zumwinkel se suma a una serie de escándalos con altos ejecutivos alemanes en los últimos tiempos, a los que en la opinión pública se los acusa de ganar demasiado y llevarse jugosas indemnizaciones aún cuando son echados por haber fracasado en la conducción de las empresas. Este caso seguramente no será la gota que rebase el vaso, pero sí echa más leña a un fuego ya muy caldeado.

DW recomienda