1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Escándalo en UNICEF - Alemania

La calma no retorna al capítulo alemán de la UNICEF tras la dimisión de su directora. La directiva presuntamente ‘‘maquilló’’ un informe de auditores que contenía críticas al uso dado a los donativos.

default

La imagen de UNICEF se deteriora en Alemania.

UNICEF rechaza las inculpaciones de haber “maquillado” un informe de la firma auditora KPMG, mientras los trabajadores ad honorem de la organización tienen opiniones divididas en cuanto a si, tras la dimisión de la directora Heide Simonis, también debería renunciar a su cargo el gerente, Dietrich Garlichs.

Auditores: "infracciones claras"

El diario "Frankfurter Rundschau" publicó una carta de la firma auditora KPMG en la que asegura que “el reporte habla claramente de infracciones". Unicef había declarado, en cambio, que los auditores establecieron que “no hubo derroche de dinero, tampoco irregularidades o infracciones a los estatutos o las leyes ".

Heide Simonis und Dietrich Garlich, Unicef

Heide Simonis y Dietrich Garlich: ella renunció por discrepancias con la directiva; ál sigue de gerente.

La firma auditora le solicitó formalmente a la UNICEF retirar esas aclaraciones, en comunicación fechada el 14 de enero; la organización de protección de la infancia sostiene que las diferencias con KPMG en torno a ese texto ya fueron solucionadas y por ello "la aclaración se mantiene en la página de Internet". Al ser consultados, los auditores optaron por guardar silencio al respecto.

"Insulto al pueblo"

Para los críticos de la organización, el actual escándalo es una oportunidad de oro. Ellos describen la red de ayuda como una burocracia alejada de la gente, con altos costos e intolerables presentaciones glamorosas.

"Los elevados salarios en la UNICEF son un insulto al pueblo" sostiene Rupert Neudeck, integrante de la organización de ayuda Cascos Verdes, cuyos costos administrativos -según sus propias estimaciones- apenas alcanzan el 1 por ciento de lo recaudado, una novena parte de lo que gasta la UNICEF de Alemania.

En su opinión, UNICEF despilfarra el dinero en glamorosos espectáculos para los cuales no existe justificación. "Eso va en contra del buen espíritu del trabajo humanitario, nosotros tenemos que adaptarnos al estilo de vida de los pobres", dice Neudeck.

En la sección de donaciones en su página de Internet, UNICEF sostiene que sus costos administrativos están por debajo del 10 por ciento y respalda el "uso de los aportes de una forma ahorrativa y de acuerdo a los estatutos" con el certificado otorgado por el Instituto Central Alemán para Asuntos Sociales (DZI). Sin embargo en las recomendaciones del DZI no se menciona el límite del 10 por ciento pero sí, en cambio, se indica que inversiones en publicidad y administración por encima del 35 por ciento del total de los costos no son aceptables.

¿Qué tan altos son los costos de administración?

El reporte anual de UNICEF - Alemania para el año 2006 revela que los costos administrativos apenas alcanzaron el 8,8 por ciento del total de donaciones recaudadas. Pero estas cifras no incluyen los gastos en comunicaciones y relaciones públicas. Si se los agrega, el resultado es que más del 17% del dinero recolectado por la vía de los donativos se destina a fines distintos de los proyectos in situ a favor de los niños.

La portavoz de UNICEF, Helga Kuhn, confirmó estas cifras, pero sostuvo que es correcto no incluirlas en los costos administrativos, dado que la información y las relaciones públicas forman parte de los cometidos de la organización, según sus estatutos. "Interceder a favor de los niños, también aquí en Alemania, es parte de nuestras tareas, y eso cuesta dinero" dijo Kuhn, quien sostuvo que todos los desembolsos están consignados en el reporte anual y por lo tanto no son sorpresivos ni secretos.

Más transparencia

Carmen Creutz, quien representa a 120 grupos regionales de UNICEF, considera que la organización debe volverse más transparente y piensa que el gerente no debería formar parte de su junta directiva. "Garlichs y la junta deben recuperar la confianza de los grupos de trabajo y la opinión pública" dijo.

Los auditores establecieron en 4 de 5 conductas investigadas infracciones a las reglas de concesión, desarrollo y control de transacciones; por ejemplo a los consultores contratados por UNICEF no se les entregó por escrito los términos del acuerdo laboral y, según los reproches planteados, eran pagados de forma generosa por el gerente Garlichs. La fiscalía general de Colonia inició investigaciones bajo sospecha de malversación.

DW recomienda