1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Eurodinámica

Es mejor reciclar que talar

El consumo de papel se ha disparado. Hoy se usa 7 veces más papel que en 1950, a pesar de la era digital en la que no todo necesita imprimirse. José Ospina Valencia les cuenta por qué es mejor reciclar que talar.

default

Bellezas de otoño. ¿Las convertirán en hojas de papel para imprimir vanalidades?

Cada año la Tierra pierde 160.000 kilómetros cuadrados de bosques derribados para sacar ganancias de la venta de maderas. Una extensión tan grande como Túnez, según el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Y aunque crezcan las plantaciones de árboles para extraer celulosa, hay una alternativa mejor: reciclar papel es más ecológico que producir madera.

En los años 80 se pensó que con la llegada de los medios electrónicos se iba a reducir el consumo de papel. Cosa que no sucedió, como lamenta Almut Reichert, de la Oficina alemana para el Medio Ambiente: "Usamos en las oficinas cada vez más papel porque imprimir es cada vez más fácil. Bastan pocos clicks para producir cientos de copias. Antes se tenía un original que pasaba de mano en mano."

El creciente consumo de papel lo confirma el estudio de la Unión Europea “Confiamos en el papel” que revela que muchos prefieren tener estampado “en blanco y negro” documentos y mensajes.

Estados Unidos, China, Japón y Alemania son los 4 mayores consumidores de papel del mundo. Con 230 kilos por cada habitante, Alemania supera cuatro veces el promedio mundial de consumo. “Demasiado”, agrega Almut Reichert: "Nosotros gastamos per cápita más papel que Asia y África juntas! No habrá madera suficiente para satisfacer el creciente consumo de papel. Por estamos obligados a reciclar papel.”

Desde el punto de vista ecológico lo más ventajoso es promover la producción de papel reciclado, recalca, por su parte, Jupp Trauth, de Forum Ökologie und Papier, una ONG que ofrece una Plataforma de debate sobre la Ecología y el Papel. "El papel usado es un material ya listo para volver a procesarse. El reciclaje ahorra grandes cantidades de energía y químicos. Reciclando se producen menos residuos contaminantes del agua, dice Trauth.”

Para la producción de fibra fresca con destino a la fabricación de papel se gasta entre 3 y 4 veces más energía y 5 veces más agua que la necesaria en procesos de reciclaje.

Es más, para el papel nuevo se requieren inmensas cantidades de maderas. Un aspecto importante en vista de que la presión sobre los últimos bosques naturales como reservas de maderas crece. Así lo advierten el ecologista Jupp Trauth y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura: "Con cada hoja de papel generamos demanda de madera. Hay un argumento fuerte: no debemos ayudar a aumentar la presión sobre los bosques. Es contraproducente comprar maderas de países con bosques de monocultura que nosotros mismos no queremos tener aquí."

Tampoco el tratamiento genético de los árboles para producir madera sin lignina - responsable del color amarillento que toma el papel - es la solución. Para promover el reciclaje y el ahorro de papel 50 ONGs europeas se han unido en una red que pide reducir a la mitad el consumo de papel en los países industrializados.

Autor: José Ospina-Valencia

Editora: Emilia Rojas

Enlaces externos