1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Erasmus moviliza a Europa desde hace 25 años

Expertos afirman que los becarios de Erasmus tienen una mayor probabilidad de trabajar en el extranjero. Estudiar fuera mejora la movilidad laboral, por lo que la beca de intercambio podría ser más necesaria que nunca.

Cuando Laura Casini estaba en la guardería en Florencia, solía saludar con su mano a los aviones que pasaban, porque ansiaba volar. Ahora, este sueño se ha hecho realidad gracias a una beca universitaria en el extranjero. Laura, de 21 años, se marchó a Alemania para estudiar durante un año Filología alemana en la Universidad de Bonn.

“En Italia aún vivo con mis padres, así que cuando llegué aquí comencé realmente a madurar”, añadió. Laura es una de los casi 250.000 estudiantes de más de 4.000 universidades de toda Europa que este año participan en el programa de intercambio europeo, Erasmus.

Más de dos millones de estudiantes en 25 años

El estudio en el extranjero incrementa las posibilidades en el mercado laboral (Foto: dpa)

El estudio en el extranjero incrementa las posibilidades en el mercado laboral.

Vivir en el extranjero le ha dado mayor independencia, explicó Laura. A pesar de que hace ya más de seis meses que llegó a Alemania, a ella le gustaría quedarse más tiempo en el país de lo que estipula la beca. “Si me quedara en Italia, me resultaría difícil encontrar un empleo que no sea de camarera”, añadió la estudiante, quien además aseveró que en este momento hay más oportunidades de trabajo en Alemania.

Según un estudio realizado por el economista Matthias Parey, la gente que estudia en el extranjero triplica su posibilidad de trabajar allí. Más de dos millones de estudiantes en Europa han participado en Erasmus desde que el programa se inició en 1987. Efectivamente, se trata del programa de intercambio más grande del mundo y probablemente uno de los mayores contribuyentes a la movilidad en Europa.

Algunos estudiantes están en desventaja

Pero Erasmus no ha sido un camino de rosas para todos los estudiantes. Marie Humpert, de 26 años, estudia administración de empresas y es madre de una niña de tres años. “Yo creía que estudiar en el extranjero con un hijo sería más fácil en los Países Bajos ya que se encuentran más cerca de Alemania”, dijo la estudiante, explicando que los Países Bajos, a su parecer, tiene un buen sistema de cuidado de niños.

Pero las cosas resultaron ser más difíciles de lo que esperaba. Marie tuvo que mudarse a Amsterdam dos meses antes de que empezara el semestre porque tenía que registrarse como residente de los Países Bajos y de esta manera solicitar una plaza en preescolar para su hija.

UE: Erasmus requiere de más fondos

“Solo lo pude lograr con la ayuda de mi familia”, explicó Marie, quien estima que la estancia le costó alrededor de 3.000 euros. Los estudiantes de Erasmus reciben una beca mensual de menos de 300 euros. Sin embargo, puede haber gastos adicionales dependiendo de las necesidades y la situación del estudiante.

El 25 aniversario de Erasmus se celebra este año en toda Europa. (Foto: EU)

El 25 aniversario de Erasmus se celebra este año en toda Europa.

La Comisión Europea ha reconocido que algunos estudiantes requieren de un financiamiento adicional. En Alemania, los estudiantes discapacitados que reciben subsidios o cuidado del Estado tienen que convencer a las autoridades locales de que estudiar afuera es esencial para su formación, lo que involucra mucho papeleo.

Crisis de deuda europea

En 2011, la Unión Europea asignó más de 500 millones de euros a Erasmus. Sin embargo los fondos del programa podrían ser recortados sobre todo en países afectados por la crisis de deuda actual. De ahí que las instituciones británicas estén considerando poner un límite al número de estudiantes de Erasmus que quieran ingresar al país. “Esto podría tener un impacto negativo en la movilidad” dijo el director del Servicio de Intercambio Académico Alemán (DAAD), Siegbert Wuttig. El Reino Unido ya recibe a más estudiantes de los que envía. Según Wuttig, solo un estudiante británico viene a Alemania por cada tres alemanes que van al Reino Unido.

En este sentido, establecer un límite en el número de estudiantes podría afectar al futuro laboral de los más jóvenes, quienes ya son los más vulnerables debido a la actual crisis financiera. Especialmente en tiempos de crisis los estudiantes deberían tener un mayor acceso a este tipo de programas para estar mejor preparados en el mercado laboral, anadió Wuttig.

Autores: Chiponda Chimbelu/Gabriel Domínguez
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda